7.12.07

Sobre la Bondad

Terminé de leer Ensayos Bonsai, de Fabían Casas. Descubro que en una de sus páginas, Casas rescata una frase de Michael Houellebecq, frase que yo había copiado esmerada y lentamente en mi cuaderno de citas hace unos cuantos años, tiempos aquellos en que me dedicaba a devorar sus libros, entre muchos otros que daban cuenta una y otra vez de sus tremendas infelicidades.
En ese entonces, recuerdo haber leído una crítica que decía algo así como que sus párrafos irritantes producían erupciones cutáneas aunque, de tanto en tanto, sus palabras se convertían en esas ortigas que, de repente, se revelaban con inesperadas virtudes sanadoras.
Me sentía realmente a gusto entre tanta desdicha y desasosiego, y no me daba cuenta de que ese hurgar solitario me estaba afinando la piel, despellejándome el alma. Mi resignación me llenaba de orgullo: yo sabía de qué iba la vida.

Dicen que la literatura quizás no cambia la realidad, pero sí modifica nuestra mirada sobre la realidad: mi mirar, en aquel año de descensos, sólo anclaba en la más absoluta oscuridad, allí donde encontraba lo verdaderamente crudo, lo rotundamente doloroso.
Entonces, un día, una serie de hechos y esta única frase sacudieron de golpe ese bienestar que me estaba enfermando: ¿Por qué Houellebecq se empeñaba en lanzarme a la cara, sin piedad, la parte más putrefacta de este mundo, si después decía cosas como ésta? Me acuerdo que leí la frase, cerré el libro y respiré hondo, con cierto alivio.
"La única superioridad que reconozco es la bondad".

15 comentarios:

Guantes De Lana dijo...

Primero, gracias por pasar por el blog, segundo, la bondad que bueno seria ser bondadoso, pero bueno.
Pase a firmar y saludar, me gusta su blog.
besos totales

José Soriano dijo...

Estrella, tu si que eres bondadosa regalándonos diariamente tus reflexiones y lecturas.

Como solían decir las abuelas la gente bien es bondadosa por naturaleza al no tener necesidad de no serlo.
Pero no me cabe duda que sólo la bondad es lo que nos permite estar tranquilos y en paz sin mentirnos pues nos deja ponernos en el lugar del otro y actuar en consecuencia.

Es lamentable que como muchas otras palabras y actitudes(aptitudes?)haya perdido su significado y valor social.

Para ser generoso y tener empatía con los demás es necesario ser bondadosos.
Es probable, ya no me quedan certezas, que para ser generoso y convivir en armonía sea necesario antes tener como cualidad esa bondad que revindicas.

Lamento no tener el tiempo que desearía para poder disfrutar más de sus propuestas y reflexiones.

agradecido y fraterno como siempre
js

Fernan dijo...

realmente me dejaste pensado estrella, muy buena la frase de Houellebecq.

estoy totalmeten de acuerdo que dijo jose soriano aqui arriba mio.

saludos para todos!

Estrella dijo...

GUANTES,
gracias a vos!

JOSE,
Dice Casas en su libro que ser bondadoso es un valor supremo. El que es bueno, no lo es para aliviar sus culpas, no es una bondad patológicoa. Al bondadoso, dar amor le pruduce placer.
Y esto me reconcilia con la vida; hace que pueda perdonar cualquier error, malentendido, equivocación, si veo, por lo menos de tanto en tanto, este tipo de bondad. Admiro a los verdadermene bondadosos.
Gracias jose, espero siempre tus sentidos comentarios.

FERAN,
Y más buena se hace, en medio de su prosa despiadada. ¿Leíste algo de él?
Saludos para vos!

Stella dijo...

Es fácil ser bondadoso cuando uno nace naturalmente bondadoso.
Tengo un familiar que nació mal bicho, desde chiquito lo era, y sufría mucho por serlo, pero no lo podía evitar.
A pura fuerza de voluntad, hoy es un adulto bondadoso al que yo aprecio mucho.
Su bondad me parece mas valedera que la de otro que es bondadoso por naturaleza, pues se del esfuerzo enorme que hace para serlo!

Me gustó mucho tu post, Estre!!
Besotess

Gabito Crónico dijo...

La bondad es como amplia, el bien, el mal. Todos conceptos medio abstractos, pero cuando vemos la bondad en su estado más puro en una persona, en una acción, en un día, ahí se hace más palpable y realmente se transforma en la única superioridad.

Lindo post

María dijo...

“Es propio del hombre aspirar a adquirir más. Pueden ser más rublos, más cuadros, más caballos, más títulos, más músculos o más conocimiento; pero sólo es necesaria una cosa: más bondad”: es una frase de Tolstoi y me la copié de un post de F en LLP.

Me gustaría ser más buena, lo intento, pero... no lo logro muy seguido.

Para mí la bondad está personificada en una tía, Malena. He pasado horas escuchando las historias de sus recorridas por las villas para visitar a sus “menores”, para ella no eran “delincuentes” sino chicos con causas penales (trabajaba de asistente social en un Juzgado Penal) con una vida difícil y a los que había que ayudar. Cuando ya se había jubilado, me enteré que una vez por mes se iba en colectivo a Constitución a encontrarse con alguien que había estado bajo su guarda y con la que seguía en contacto, a llevarle plata para que se pagara un curso de peluquería. Y las cosas que haría que nadie se enteró, pero ella lo hacía porque no podía pasar por al lado de alguien necesitado y no compadecerse. Hoy en día no tiene un peso ahorrado, no tiene casi nada o, mejor dicho, tiene todo: su inmensa bondad.

Gonzalo Garcés dijo...

Me parece que hace falta haber sufrido como un animal de laboratorio para saber realmente lo que significa la bondad. Por lo que sabemos de la biografía de MH, ése es su caso. Y, en una ficción, hace falta mostrar esa sordidez para que la palabra "bondad" se lea como debe leerse (y no como un rasgo sentimental o bienpensante).

Natu dijo...

Gran frase estrella!!!
La bondad es un don.
Muy buen post.Saludos

Horacio dijo...

uy, yo pensaba eso mismo... pero si lo dijo este hijo de puta, ahora lo voy a poner en duda

Ángel eléctrico dijo...

La literatura no cambia la realidad, sólo su percepción: varios defenderían a muerte que realidad y percepción es lo mismo, pero esto es anecdótico...
Me parece que hay algo entre líneas que da para pensar. La literatura, o más bien, el hecho de leer es una actividad solitaria que puede cambiarte esa percepción. Pero compartir lo que la lectura te produce, compararlo con otras experiencias, es algo que realmente cambia tu realidad.
Saludos

Mickey dijo...

Desde la ma�ana me ronda ese pensamiento, y solo me suena tantan...
Ser� qe no creo en la bondad absoluta (tampoco en la maldad absoluta)???.

Estrella dijo...

STELLA,
Conozco pocas personas verdaderamente buenas, las admiro por sus corazones enormes.

GABITO,
Tendríamos que definir la bondad. Para mí es lo más supremo. No hablamos de esa bondad patológica, como la define Casas. Y es esa bondad la que, creo yo, se contagia. Uno se acostrumba a la bondad, como también se acostumbra a la maldad. ¿No?

MARÍA,
Conocer ese tipo de personas es una maravilla. Yo las admiro, no sé, como si tuvieran una sensibilidad estrema, tanto, que se olvidan de ellos mismos, porque el sufrimiento del otro se convierte en su propio sufrimiento.

Estrella dijo...

GONZALO,
Recién me escribió una amiga que ahora vive en Huesca. ¿¿Es Garcés el que escribe en tu blog, o un impostor?? Está más que sorprendida, porque juntas leíamos y comentábamos tus libros.

Muy cierto lo que decís, por eso me sorprendió tanto esta frase de M.H. Y entendí lo que quiso decir esa frase. Justamente, porque no habla de la bondad sentimental o bienpensante. Fue cómo si rrecién ahí me hubiera dado cuenta de la verdadera dimensión de esa palabra.
Gracias por pasar por acá, de verdad lo aprecio.

NATU,
Me alegro de que te haya gustado.
Saludos!

HORACIO,
Che, que es un gran escritor. No pelees!

ÁNGEL,
Sí, yo también estoy de acuerdo con vos. De lo que sí estoy segura, es de qué cambia nuestra mirada. No se vive igual después de leer a Dostoievski, por eiemplo.

MICKEY,
No creo que estemos hablando de la bondad abosluta, sino de la bondad como valor supremo. Un acto de bondad es superior a cualquier otro acto. No sé... sigamos pensando!

CLAUDE dijo...

Adhiero. ¿Qué es eso de andar tolerando a supuestos o verdaderos genios que no nos gratifican con su conducta? Es algo que no tiene ningún tipo de sentido.