8.2.08

Adhesiones y aversiones de las familias numerosas

Vengo de una familia de muchos hermanos (amplia mayoría de mujeres): disfruté de sus pros y padecí algunas contras, pero puestas en la balanza, las adhesiones superan a algunas aversiones.
No podíamos tener todo lo que queríamos, había que esperar el mes en que finalmente nos llegaba el turno de los zapatos nuevos. Compartíamos cuartos, roperos, baño. Los cuartos de la casa eran austeros; no se necesitaba más que las camas, alguna mesa con sillas, y sábanas y cubrecamas sobrios y fáciles de lavar. Dos o tres muñecas para todas, juegos de mesa, una bicicleta con la que nos turnábamos para dar vueltas manzana. Jugábamos en la calle entre nosotros o con los vecinos, nos inventábamos juegos; no necesitábamos la última barbie ni a su novio Ken, ni sus coquetos elementos de peluquería. Eso sí: los autitos eran del varón.
Aprendíamos a dormir con la luz prendida si la otra estaba leyendo o a seguir en la cama, sin chistar, cuando alguna se levantaba a las 6 para ir a la universidad.
Las menores heredaban la ropa de las mayores: privilegio asegurado para la mayor y hartazgo repetido para la menor, que recibía una y otra vez el mismo camisón rosa en distintos estados de decrepitud.
Si algo nos dolía, recibíamos siempre la misma respuesta: "ya se te va a pasar" o "estarás incubando algo".
Fuimos creciendo en dulce montón.

Ya más grandes, había que esconder aquello que no querías que nadie te usara: un vestido nuevo, un disco, un shampoo. Aunque si rogábamos con cierta estrategia, podíamos conseguir el tapado de una o la cartera de la otra. Pero era el precio que había que pagar para disfrutar de esas noches de confidencia en las que nos quedábamos conversando y riéndonos hasta muy tarde.
Había que respetar las horas de las comidas, si llegabas último a la mesa, encontrabas la fuente vacía. Si quería repetir, había que apurarse o arañar la fuente.
Hoy nos reímos porque todos comemos en dos minutos, una tara que nos quedó de esa infancia numerosa.
También festejamos, cada tanto, recuerdos de esa época, y mantenemos algunas sanas costumbres. Cada vez que nos juntamos, nos vemos llegar cargando bolsas con ropa para pasarle a otra, y con libros y revistas para intercambiar.
Somos incondicionales los unos con los otros, porque además de ser hermanos, nos contamos el mismo y fiel relato de infancia en patota, una y otra vez.

45 comentarios:

Ángel eléctrico dijo...

Evidentemente, en su vivencia, las adhesiones superan con amplitud a las aversiones.
No puedo compartir su experiencia: mi caso es el del único hijo que siempre buscó esa compañía que le era vedada en casa. (Tal vez lo siga haciendo en esto de boyar de blog en blog)
Buen fin de semana estrella. Me voy a ausentar unos días para sumergirme en el candor de unas vacaciones en la costa, pero seguramente no resistiré la tentación de pasar por aquí.

no tan iguales dijo...

Qué bien deben haberlo pasado. Se nota que es un caso de familia "muy muy", mucha armonía. Me hubiera gustado muchísimo tener muchos hermanos, o al menos uno más, para desempatar. (el día de mañana mi hija mi hija dirá lo mismo?)
Besotes, Estre

no tan iguales dijo...

Qué bien deben haberlo pasado. Se nota que es un caso de familia "muy muy", mucha armonía. Me hubiera gustado muchísimo tener muchos hermanos, o al menos uno más, para desempatar. (el día de mañana mi hija mi hija dirá lo mismo?)
Besotes, Estre

lucia dijo...

a mi tambien me hubiera gustado tener mas hermanos! 2 o 3 mas!!! pero siendo 4, las adhesiones tambien simpre superarona las aversiones! Me gusta la foto...! lastima que no fui! =(

Mensajero dijo...

Es aventurado de mi parte suponer que en las familias educadas numerosas gobierna el amor?

De Lirium soy dijo...

Qué lindo rescatar esa organización desorganizada, ese contar todos con todos... con los egoísmos lógicos, ese conocer y buscarle la vuelta para conseguir algo del otro, y seguramente son siempre más los pro que los contra... me encantó, sinceramente...

José Soriano dijo...

Querida Estrella, maravillosos recuerdos que en parte han sido similares y que hoy necesitaba.

Cinco hermanos, tres varones y decenas de primos siempre presentes y viviendo juntos. En invierno en el Perú en la casona familiar donde siempre vivían con nosotros tres o cuatro primos.
En el verano aquí en la casa de la abuela, o en lo de las tías(eran 14) también llenas de primos y primas.
Me ocurre la costumbre de comer rápido y mi familia se enoja. Mi padre se horroriza de la mala educación. Que pase un lindo fin de semana.
fraterno
js

violeta dijo...

Estre, me encantó el relato de las "adhesiones", se nota el disfrute a pesar del esfuerzo y el cariño de los recuerdos. Situaciónes que veo lejanas ya que sólo somos dos, asi que gracias por compartirlas!

La condesa sangrienta dijo...

¡qué lindo post Estrella!
la relación entre hermanos no se parece a ninguna otra y ni quiero imaginar con tantos hermanos!
Las familias numerosas que conozco han dado niños felices. Será porque aprenden a compartir, a esperar y a tolerar.

Stella dijo...

Estrelliiitaaa, me re emocionó tu post de hoy!!!
A veces yo veo a los mios pelearse, y discutir por pavadas... y tanto les insisto en que se cuiden entre ellos, que es lo unico que van a tener seguro en la vida, la familia! Y ni siquiera la familia, porque los viejos nos vamos, pero ellos quedan juntos!
Y estas mesas numerosas, en donde comparten como vos decis todo, las anécdotas divertidas y las tristes, es algo tan lindo de ver!!
Desconozco si tus viejos están con vida, pero aunque no lo esten, que orgullo para ellos!!!

Un besote enooooooorme!!

Conocido de la vida dijo...

Estrella, buen�sima la foto.
Me encantan las familias numerosas que se lleven bien. Me gusta mucho el sentido de pertenencia y la solidaridad que reina en ellas. Tienen an�cdotas muy divertidas. Un lugar ideal donde ser feliz.
Saludos

malena dijo...

Ay me encantó este post Estrella. Compartí algunas cosas, gocé del beneficio de estrenar, para luego pasarle el vestido a mi hermana. Ahora en Josefina, cuando le queda chico el pijama que era de mi hermana, tiene otro igual pero más grande, el mío.
Comparto con la condesa, así, "uno aprende a tolerar, esperar, compatir".
Muy lindo retrato de tu familia.

talle small dijo...

me encantó lo que pusiste. lo de las bolsas también es un clásico con mis hermanas. y otra:
hablarnos a través de la ventanita del ascensor mientras bajamos del depto de los viejos. nuestras familias nos miran pensando que les habrá faltado contarse a
estas que siempre tienen algo mas que decir.

Estrella dijo...

ÁNGEL,
Qué bueno, entonces, que vayas boyando de blog en blog.
Buenas vacaciones, ya te dejé un mensaje... y todos esperamos tu vuelta y tus reflexiones: mirá para contar!

NOTAN,
Aunque no lo creas, siempre le decíamos a mi vieja que tuviera más hijos, ¡porque éramos pocos!
Cuando era chica quería tener siete, pero tuve cuatro. No te creas que todo era armonía, pero en el recuerdo queda siempre lo bueno.

LUCÍA,
Ja! Había espacio, por lo menos,, para uno más, ¿no?

MENSAJERO,
No lo sé, también están los que han sufrido mucho; a veces podés sentirte casi invisible. En un libro que estoy leyeno,, El Mundo, de Juan José Millás, él cuenta que tenía ocho hermanos y que una vez se escondió en un placard para probar cuánto tiempo tardaban sus padres en darse cuenta de que él no estaba. Nadie lo buscó, salió desanimado y triste.

DE LIRIUM,
Eso justamente es lo que se logra, uno aprende a negociar, a ardir distitnas estrategias, a comartir, a veces, bajo protesta.
Pero hoy rescato los pros.

CONDESA,
Una de mis hermanas, que no tiene una vida muy fácil, siempre dice que quiere darles a sus dos hijos la mejor de las infancias, porque ella siente que por haber tenido una infancia tan feliz, tiene resto para bancarse lo que sea.
Se aprende a compartir, a esperar, a ceder, a callarse la boca, a renunciar a algunas cosas. Está bueno.

STELLA,
Me imagino lo que será tu casa con semejante cantidad de hijos (Stella tiene 7!), y con esa madre tan divertida, no dudo que tendrán mucha diversión asegurada, aunque cada tanto vuele algún plato!
Gracias, stella!

CONOCIDO,
Es así: yo sé que cuento con mis hermanos siempre.
La foto es del casamiento de uno de mis tantos sobrinos (el primero que se casa...).

MALENA,
Esa Josefina va a dar mucho que hablar. Me alegro de que te haya gustado, y muy bueno tu aporte del "gusto por estrenar" para despúes pasárselo a otra.

VIOLETA,
A veces daba rabia esperar ell turno para los zapatos, por ejemplo, o compartir la bici: te tocaba unas vueltas cada hora. Pero sí, las "adhesiones" suman más que las aversiones.

JOSÉ,
¿Así que sos de los que comen rápido? Ja, es típico de las familias numerosas. Vi varias fotos familiares enn tu blog y me encantaron. Otra "adhesión" que me olvidé de señalar: cuando hay chicos pequeños en una familia la casa se carga de cariño. Los hermanos menores eran custodiados con mucho amor por los mayores. Verlos crecer era muy gratificante. Me imagino en su casa, con esa niñita...

TALLE SMALL,
jA! Sí... como si los temas nunca se agotaran, siempre hay más y más que decirse, a todas las edades y de todos los rubros.
¿Seguiremos así siempre?
Gracias por pasar!

Stella dijo...

jajaja en mi casa tambien todos comemos rápido!!
Y siempre me acuerdo de uno de los tantos inmigrantes croatas que llegaron a esta tierras. El habia nacido en el campo, y eran 10 hermanos. Eran re pobres, la madre cosinaba en una gran cacerloa, la ponía en el centro de la mesa, una cuchara para cada uno, y a comer!! El era el mas chiquito, y siempre se quedaba con hambre pobre, porque no llegaba a tiempo! Suerte que su mamá controlaba la comuda y le dejaba un poquito aparte para el.

Y mis hijos mayores también cuidan a sus hermanos. Especialmente a las nenas que ya son adolescentes!
En poco tiempo me los imagino con una escopeta haciendo turnos de custodia en la puerta de casa! ajajaja

Estrella dijo...

Pobrecitoooo.
Me acuerdo de una tía lejana que tenía comonueve hijos. Un día, la de cinco años le pidió una cuchara para comer la gelatina y ella le contestó: "María, con exquisiteces, no". Cuando lo terminó de decir, se dio cuenta de la bestialidad que había dicho, de tanto repetirla y repetirla.

Silvia Urite dijo...

ayyyyyyyyyyy socorrooooooooooo!!!!!soy hija unica!!!!!!!!

Estrella dijo...

ja, ¡medu! Me encantaría que nos contaras tu experiencia, tendrá sus buenas ventajas, ¿o no?

ana dijo...

Tia Estela!!

que lindo esto que escribiste. Siendo una de 6 hermanos tambien puedo decir que es lo mas lindo, y estando lejos lo que mas extranio es compartir tiempo con ellos!!!

ana

ElPoeta dijo...

Estrella querida, yo también vengo de una familia numerosa y bueno, alguna ventaja tiene pero te confieso que no creo que en mi caso el balance sea tan bueno... Compartir está muy bien, pero... siempre envidié a mis amigos que eran hijos únicos. Un beso, preciosa,
V.

angie dijo...

me acuerdo de nuestro baño chiquitito donde no había 6 toallas, si te bañabas último te secabas con la toalla húmeda. Mamá no nos dejaba sacar una seca.
En la mesa alguno siempre protestaba por la comida porque en general eramos muy maniáticos.
Es verdad, que por ser la mayor tenía privilegios con la ropa. Pero alguna cocía y hacía ropa para el resto y otra tejía y nos peleábamos por el sueter con ochos!!!
Y otro pedía para el cumpleaños una panquequera! porque quería cocinar (aunque después se quemaran sus inventos) Y algunos amaban los perros y otros no querían saber nada!!!!
Y así con miles de temas.
Pero hoy es divertido ser tantos y tener entre todos
19 hijos que se divierten estando juntos!!!!!

Stella dijo...

Ay, Angie casi me mata del susto! Leí 19 hijos y me infarté!
Entre toooodos, ahhh!!! Que alivio!!
ajajjajaaj

José Soriano dijo...

Esto está cada vez mas maravilloso.
Que lindas historias.
fraterno
js

marcelo dijo...

qu linda infancia debe haber sido
Yo aca estoy de visita prometo regresar

Estrella dijo...

ANA,
Me imagino que ya tendrás miles de recuerdos para contarnos. Dale con uno.

POETA,
Por alguna razón muchos no lo pasen bien dentro de esas familias grandes. Los hijos únicos tienen sus ventjas, y si no, preguntale a silvia.
Saludos, poeta.

ANGIE,
¿cONFESAMOS? Hoy nuestros hijos abusan de las toallas, por la tortura que fue para nosotros ¡¡usarlas húmedas... y viejitas!
Ja! Gracias por los aportes.

STELLA,
´Vos no estás taaaan lejos...

JOSÉ,
Espere a que aparezcan el resto de mis hermanas con nuevas historias!

MARCELO,
Bienvenido y gracias por pasar.

Silvia Urite dijo...

ahora no me viene a la mente ninguna ventaja, solo una anecdota; estabamos en una feria artesanal con mi mamà, yo tenia alrededor de 10 años: me compra una pulsera de bronce, yo quiero otra, me dice que no, le contesto: ¿Y si tuvieras que comprar cinco pulseras como Cristina que tiene 5 nenas?
pero les aseguro que el aburrimiento, el tedio de ser hijo unico solo lo comprende otro hijo unico.

Silvia Urite dijo...

...jugar sola frente al espejo, realizar guiones completos para las barbies donde hablaba y me contestaba yo sola, hasta llegue a jugar sola al juego de la vida y a las damas!!!!

Ra dijo...

Los hermanos sean unidos... bla bla bla...

que lindo =)

janfi dijo...

ra, no es eso; pero hay cosas que no pueden explicarse; lo lamento por vos.

mili dijo...

aca! aca!soy otra que come rapido. soy la mayor de 5 hermanos, si bien tenia la ventaja de la ropa a estrenar, no lo era demasiado, ya que herede siempre la de mis primos mayores(y si, tambien mis viejos tienen varios hermanos). me seenti muy identificada, me encanta ser parte de una flia numerosa, uno nunca se aburre... de chiquitos siempre hay con quien jugar, de adolescentes con quier ser complices o salir,de estudiante tener quien te haga el aguante hasta cualquier hora el dia previo a entregas y examenes, con hijos siempre hay un tio al que recurrir... y asi con todo...
esto es hermosamente interminable.
voy a volver a este blog ¿me encanto!

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Soy hijo único, ¡odio el cine de Di Tella!

José Soriano dijo...

Era interesante en el colegio eso de no tener individualidad. Eramos siempre una banda: Ah! tu eres el mayor de los Soriano... dicen aún hoy algunos curas que nos soportaron.
Me tocaba como jefe del clan defender a los más peques... primos o hermanos. Aún me toca a veces aunque ahora la distancia territorial nos mantiene muy alejados..

Algunos de mis hijos, también son recordados por su número o su nombre de familia antes que por sus individualidades...
Estrella que buenos recuerdos despiertas con tus propuestas. Gracias.
fraterno
js

Estrella dijo...

SILVIA,
Ahí hay muchas historias para contar: vos solita, escribiendo los guiones de las barbies... ¿desde ahí vendrá tu vocación de crítica de teatro?


RA,
Me parece que Janfi te habla.

MILI,
Bienvenida vos y tus historias familiares. Ahora podríamos invitarla a silvia a jugar

JANFI,
Dale...

MILI,
Bienvenida vos y tu comentario! Ahora podríamos invitarla a SILVIA a jugar a las demas... pero para mí tendríamos que dejarla ganar; nosotras estamos acostrumbradas a perder!

JOTA,
¿Otro hijo único?

JOSE o EL MAYOR DE LOS SORIANO,
Cierto, ¿sos hermana de tal y tal? Un clásico en el colegio. Mi hermana mayor era muy buena alumna, yo nunca llegué a estar a su altura. ¿¿Temas de Terapia??

Stella dijo...

Estoy probando el feed!
Un, dos, tres, probaando!!!

Silvia Urite dijo...

ay pobrecita yo, les di pena; no, estoy bien en mi inconmensurable soledad.
Gracias por invitarme a jugar.
Sì, lo de critica de teatro viene de ahi, Estre

janfi dijo...

TA me dejó en LLP con una gran incógnita; sus lecciones de filosofía parecían conducir a un cierto descubrimiento del valor filosófico del amor cristiano; interesante descubrimiento de haberse confirmado por provenir de un filósofo y de origen judío; no pude confirmar esa tésis, pero si me dejó la sensación de confusión que en general deja el amor cuando intenta ser explicado.
La confusión no es un mal estado, es la situación previa y necesaria para quien busca, de modo que no me preocupa la confusión, al contrario me parece un desafío; pero de allí a pensar que puedo explicar el amor hay un trecho que no puedo recorrer hoy.
Sólo creo (creo que con TA)que en ese concepto hay mucho del futuro de la humanidad, pero no puedo confirmar la tésis.
Sólo sé (por ahora) que las personas que no entienden el amor tienen una capacidad restringida, como quien ve poco de un ojo o escucha poco de un oído; no te impide vivir, menos aún de ser mas inteligente que cualquiera, pero, hay un aspecto en el cual no podés entrar, como quien no habla un idioma.

janfi dijo...

Stella, o me explicás YAAAAA el Feed o serás única responsable de mi suicidio.

lucia dijo...

yo tambien quiero saber que es eso del feed!

José Soriano dijo...

feed, ¿se trata de alimentación? si es así meprendo pero si van a hablar de compus los dejo, me aburre.
fraterno
js

Estrella dijo...

JANFI,
Muy bueno tu comentario, sobre todo el último párrafo. ¿Ampliaremos?

janfi dijo...

No por ahora, pero justo en el último párrafo habría un error; tengo que cambiar un término porque si no es contradictorio con lo de arriba; cambiá "sentir" por "entender" y por ese lado también, por la intuición, es que puede seguir la reflexión (algún día).

lucia dijo...

se me ocurren muchas cosas por el comentario de Janfi... pero no me sale por donde empezar...
después vuelvo y releo... a ver si puedo transmitir algo..!

Anónimo dijo...

igual, igual. Y también comemos rapidísimo

Estrella dijo...

lUCÍA Y JANFI postergan la reflexión para algún día: ¡¡ja!!

Lexi dijo...

hermoso post!!! solo tengo una hermana menor, y solo una hija sin hermanos a la vista, me hubiera gustado darle muchos, pero bue...
hermoso post!!!!!