17.3.08

En tela de juicio (correcciones en color naranja):

Tus hijos (no) son tus hijos
(No) Vienen de ti, (sino) Y a través de ti
y aunque estén contigo
(no) de alguna manera, sí te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
(pero no) y algunos de tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos, claro.
Puedes abrigar sus cuerpos,
(pero no) y también sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que (no) pueden visitar
(ni siquiera) quizás, en sueños.
¿¿Puedes esforzarte en ser como ellos??,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad. Así sea.

27 comentarios:

hugo dijo...

la mención al arquero y al arco estrella me recuerda a ortega y a la frase de aristóteles que como cita abre el segundo volumen de "el espectador" y se convirtió en ex libris de su biblioteca y de sus obras

"SEAMOS CON NUESTRAS VIDAS COMO ARQUEROS QUE TIENEN UN BLANCO"

Silvia Urite dijo...

no sè, puedo opinar como hija, no soy madre

Stella dijo...

Me gusta mas tu version que la de Khalil Gibran.
Los hijos son y serán nuestros hijos siempre!
Y los padres, especialmente las mamás, siempre estamos ahi, esperandolos, atentas a que necesiten algo. Por mas años que tengan, las mamás siempre vamos a estar. El amor de madre es incondicional, no asi el amor de hijo.
Y me voy porque el nene se va a la facu y le tengo que preparar la mamade...perdon, le voy a dar un besito y vuelvo!
ajajaaaaa

Mensajero dijo...

Amen. Amén.

El Caballero de la luna dijo...

Más allá de las correcciones, me fascinó asistir al diálogo con un fragmento de los 70. Como aquellos videoclips en los cuales se puede cantar a dúo con alguien muerto. En la época en que leí por primera vez ese poema (?), creía en Dios y en la vendedora de posters y libros de sabidurías exóticas y tercermundistas. La librería se llamaba Maranatha. El proceso barrió con la vendedora. El tiempo barrió con Dios. Pero aparentemente aún se puede dialogar con el viejo Khalil.

CLAUDE dijo...

La razón por la que mi padre pudo inculcarme un sentido de pertenencia y mi madre no es que mi madre creía que yo le pertenecía.

Mensajero dijo...

CLaude, Massota, un psicoanalista legendario decía: "cada hijo es un salamín de su mamá".

Estrella dijo...

HUGO,
Muy buena la frase. Lástima que a veces se nos desdibuje el blanco...

SILVIA,
Se puede opinar como hija, che!

STELLA,
Por eso mismo, digo una y otra vez: tus hijos sí son tus hijos y lo serán siempre. Mirá la foto, mirá la cara de esa madre. No lo puede soltar porque su hijo sufre. Que uno sepa que tienen vida propia y que deben vivir su vida a sus modo, con sus personales aciertos y equivocaciones, no suaviza para nada ese sentimiento tan único: MI HIJO.

CABALLERO,
Bueno, algo así me pasó con este ¿¿poema?? que de tanto repetirlo, se ha vaciado de significado.
"Tushijosnosontushijossonloshijosdelavida": entiendo la metáfora en un sentido, pero no en todos los sentidos.
"El proceso barrió con la vendedora. El tiempo barrió con Dios. Pero aparentemente aún se puede dialogar con el viejo Khalil": otra vez, caballero, un buen tema para un post. Gracias.

CLAUDE,
No nos pertenencen, como nos pertenencen las cosas. Pero son nuestros, porque nuestras son sus penas y sus alegrías.

MENSAJERO,
Mmm, eso del salamín... ¿cómo sería?

La condesa sangrienta dijo...

Mis hijos son míos, claro que sí, pero no son una proyección ni una posesión mía.
Son carne, sangre y amor mío.
Yo soy ellos cuando sufro y río con ellos y por ellos pero trato de tensar el arco y reprimir la intención de recoger las flechas (con el tiempo alguien, siempre, las devuelve).

concocido de la vida dijo...

Hay que ser muy sabio para dejarlos volar sin inmiscuirse.
Es muy dificil sustraerse a la tentación de guiarlos, enseñarles o decirles qué deben hacer o cómo deben ser, para que la vida les sea mejor. En fin, son una proyección nuestra, y por eso el sentido de pertenencia.

Mickey dijo...

Las personas se proyectan en sus hijos, y eso es medio inevitable.
No es por ser padres metidos, domindores, absorventes. Sino porque es natural, los hijos son su continuidad, la de la especie.
Igual, no está nada mal poner algunos límites a esas ansias.

Lexi dijo...

qué lindo estrella!!!!
creo que soy mejor madre que hija, pero también creo que a mi madre se lo debo...

abraxo!!!!

Sophie dijo...

Ah!!! si no fuera por Stella que me desasnó diciendo de quien era el texto original no podía opinar.

Desde ya que coincido en que el amor de madre es incondicional y es el único incondicional (no me vengan con otros amores porque no les creo!!) he dicho ;-)

Por lo demás, no sé si deberíamos como padres esforzarnos en "ser" como ellos, yo me esfuerzo en ser yo misma y cuanto más segura sea yo de mi persona más seguridad le podré brindar a mi hija.

En fin... mucho pensamiento filosófico para lunes y casi casi 6 de la tarde.

Besos!!!!

Mensajero dijo...

A riesgo de que algún psicoanalista me mande a ocupar de mis asuntos trataré de explicar....
En realidad la frase no refiere a todos los hijos si no a aquellos víctima de una madre absorvente y de un padre ausente, o incapaz de hacer un corte efectivo en ese primer amor fundante madre-hijo, condenando al ahora peludón a ser una prótesis de su madre (simbolicamente, por supuesto).
La explicaciiónn técnica que involucra conceptos como falo, neurosis y narcisismo, me queda excesivamente grande y de todos modos, aburriría enormemente.

José Soriano dijo...

Hola Estrella, que gusto poder leerla. Es poco lo que puedo aportar.
"He sido de esos padres que empuja para que mis hijos encuentren los sueños y sigan sus pasiones.

Un padre “poule”, que los mantiene agrupados bajo el ala, y al mismo tiempo uno que les dice todo el tiempo, “mais lache-moi les baskets”, empujándolos a vivir sus propias experiencias."

Ni bueno, ni malo. Solo un padre haciendo lo que puede en este oficio sin manuales."

No sé supe hacer que sean, felices a mi me han hecho mejor de lo que era y muy feliz.

Siempre me da placer leerla, aunque cada vez tengo menos tiempo, por ello paso diariamente.

fraterno
js

Ra dijo...

me quedo con el mensaje subliminal...

janfi dijo...

! Qué fuerte opinar tan distinto y qué suerte poder decirlo ¡
Uno se imagina sociedades mejores en tantos sentidos, pero esa cosa tana (o francesa como dice Soriano) o judía o de dónde sea que se formó esta sociedad tan familiera que tenemos, esa, es dificil de reproducir y seguramente se extraña.

Estrella dijo...

CONDESA,
No son nuestra posesión, usted lo dice muy bien: somos ellos cuando sufrimos por ellos y cuando somos felices porque ellos lo son.

CONOCIDO,
Has dado en la clave, que tienen que hacer su vida, no lo dudo, pero qué difícil resulta de a ratos dejarlos vivir, sin decir, sólo acompañando...

MICKEY,
Si no le pusiéramos límites a esas ansias, pobres hijos, ¿no?

LEXI,
Muy buena tu refleción, me dejaste pensando.

SOPHIE,
... y, además, vos recién llegada de tus vacaciones!

MENSAJERO,
Visto así, tenés razón. No es mi caso... ¿no es mi caso? No, no, no.

JOSÉ,
Te imagino como un gran padre. Uno que puede decir que sus hijos lo han hecho mejor persona.

RA,
JA!

alicia dijo...

Hola Estrella, me cuesta mucho subir comentarios a tu blog, intenté la semana pasada y hoy de nuevo. Busqué tu mail y nada! Bueno... quiero invitarte a la muestra que inauguro el 25 de marzo, 19:30 hs. En espacio callejón, humahuaca 3759, capital.
Saludos. Alicia Leloutre.

De Lirium soy dijo...

Mmm...con todo respeto, me parece que en tu respuesta a la Condesa aflojaste un poquito el mensaje de tan colorido post... Pero bueno, me gustaron tus sinceras correcciones a Gibrán... No tengo hijos pero creo que en el fondo todas las madres... Y al final no pondría "así sea" (deseo) sino "así será" (afirmación).
Qué alegría, después de tantos escollos don Blogger y compañía me han permitido recorrer tu blog, "comentariarlo" y retirarme tranqui, me gusta mucho, sinceramente... Besos

malena dijo...

Opiniones diversas sobre las crianzas de los hijos. Sutilezas y hábitos mínimos que marcarán sus conductas. Heridas. Reproducción de comportamientos. Qué difícil debe ser ser una buena madre.

jota dijo...

que lo lea mi vieja y evite el llanto o la palabra forzada, q lo lea y se vaya a dormir o no me mire... después que siga la vida, quizás algo cambie en esta casa.

Stella dijo...

Estre, la foto es mortal! El dolor de la madre y ese abrazo fundido lo dice todo.
Yo tengo de referentes a mis viejos.
Ellos nunca, jamás se metieron en mi vida. Pero siempre estaban ahi, pendientes de mi, atentos a mis necesidades, a mis alegrías y a mis dolores.
Y yo intento hacer lo mismo con mis hijos.
Y pucha que cuesta!!!!

Besossss

Estrella dijo...

JANFI,
Mientras dure, aprovechemos las sobremesas y los malones de pibes en la casa!

ALICIA,
Gracias, allí estaré. Ahora veo lo de los comentarios,

DE LIRIUM
Veo que has estado paseando muy campante por el blog, me dio mucha alegría.
Este tema de los hijos es difícil: uno va de la teoría a la realidad una y otra vez. Se dice una cosa, pero a veces se hace otra.
Cuando digo "mis hijos", no me estoy apropiando de ellos, pero son lo más cercano que tengo, no podría nunca despegarme de sus vidas. Siempe, pero siempre, sus idas y vuetas serán las mías. Se me hace difícil explicarlo.

malena,
Para mí es lo más lindo que me pasó en la vida. Y sí, no existe el manual de la buena madre. Ni del buen ijo, tampoco.

Jota,
Cualquier cosa decile que hable con stella o conmigo. Ja!

Stella,
Esta foto es de una mujer, madre de un chiquito enfermo. Mirála otra vez, lo abraza como si quisiera que todo ese sufrimiento fuera de ella y no de su hijo.
No hay nada peor que el dolor de quien uno más quiere en el mundo.

Guille dijo...

No tengo hijos estrellita, no hay mucho que pueda decir.
Pero creo que las correcciones son correctas, confiaré en que sí.

Saludos!

no tan iguales dijo...

Hermoso. Con las correcciones vale la pena.
Raíces y alas, verdad?
Besotes

ElPoeta dijo...

Lo siento, Estrella, pero no puedo estar de acuerdo con las correcciones, sobre todo porque me opongo rotundamente a la idea de que las personas puedan pertenecer a otras personas, ni siquiera "de alguna manera"... De todas formas, deberías aclarar que el texto original es de Gibran, para quien no lo sepa... Un beso, linda,
V.