7.6.10

Elige tu propia aventura


Parece que desde la punta del pelo hasta el dedo gordo del pie, cada parte de nuestro cuerpo reclama a los gritos sus más de cinco minutos de fama.

Si uno no se masajea el cuero cabelludo como Dios manda, corremos el riesgos de perder no sé cuántos pelos por día. Horror.
Los ojos, dicen los que saben, necesitan estímulos para prevenir hipermetropías y presbicias: ejercicios y más ejercicios, varias veces por semana: miramos arriba, abajo, al centro y adentro. Y otra vez. Y una más.
De ahí a la boca hay un solo paso. No basta con un buen cepillado veloz. No. Hay un hilo dental que requiere cierta técnica, hay un enjuague que barre lo indeseable y hasta entró en escena un limpialengua anatómico para terminar con el 99% de no sé qué. A la mañana y a la noche, por lo menos, el kit deberá entrar en acción.
Seguimos bajando y nos detenemos en las cervicales: ejercicios para mantener la flexibilidad y para evitar las contracturas; giro para un lado, giro para el otro: tres series de diez o cuatro de doce.
Más abajo, ¡ojo!, no descuidar las dorsales y las lumbares. Si hay que ir al piso, se va al piso y arriba y abajo una y otra vez, como para aceitar lo articulado y evitar la oxidación.
Otro tanto con las caderas, habrá que fortalecerlas para mantenerlas firmes: una acá y la otra allá. Hora de más piruetas y de yogures vitaminizados.
Tobillos que giran varias veces por día = tobillos jóvenes.
La reflexología, a su vez, parece que obra maravillas si se masajea ahí, en el lugar exacto donde se reproduce cada órgano, cada chacra.

Creer o reventar.
O creer o probar.
Puertas adentro la cosa se complica. El intestino exige una dieta rica en fibras. El corazón debe ponerse en marcha tres o cuatro veces por semana, veinte minutitos dos veces por día como para aumentar la monotonía del tum-tu-tum tum-tu-tum hasta alcanzar el tucutumtucutumtucutum y tucutum.

El hígado, el páncreas, los riñones tendrán sus propias y personales demandas, pero el marketing corporal ha tenido piedad de estos órganos invisibles. Aunque, ahora que lo pienso, siempre está el agua que habrás de beber: como mínimo, cuatro litros por día. Y quien habla de agua habla de la piel, la tan deshidratada. ¡Ah!, ¡la piel!: no damos abasto con los retinoicos, los liposomas, los mandélicos y ácidos frutales, las máscaras de uva o de barro, y los nuevos serums, apenas la base para un cuidado casero, fuera de gabinetes y clínicas de belleza harta-ortomolecular.
Una crema para cada centímetro cuadrado de piel, donde hay celulitis no hay pata de gallo, y viceversa.
Las neuronas, pobrecitas, se achicharran si no las azuzamos con nuevos desafíos: sudokus, problemas matemáticos, sopa de letras. Más ejercicios para la memoria, no olvidarse, por favor. La cosa es sencilla: todas las noches habrá que pasar revista por los acontecimientos del día, ¿qué ropa tenía fulano? ¿de qué color es la casa de mengano? ¿qué fue exactamente lo que dijo zutano?
Y todo esto, solo para empezar.
Porque habrá también que cultivar el intelecto.
Y el mundo interior que nos habita.
Y los afectos, que, se sabe, no funcionan a control remoto.
Es decir: no hay tiempo para todo, las 24 horas del día no alcanzan ni para la mitad de la mitad.

Uno entonces debe elegir: esto sí, esto no.
Y resignarse a andar por la vida con la cadera en falsa escuadra, el corazón aletargado, las neuronas empastadas o los pómulos tirantes, casi al borde de la implosión.

20 comentarios:

Winter dijo...

Juás! Siempre pensé que el día es demasiado corto para ocuparse de tantas cosas y además trabajar.
Habrá que resignarse a algunos achaques...
Un cariño, Estrella.

nadasepierde dijo...

El cuerpo es una máquina perfecta, se rige por todos los principios de la física, y trabaja silenciosamente, nos demos cuenta o no. Envejecer tiene mala prensa, pero no hay otra. Cuidarse si, pero sin obsersionarse...viejos y patéticos, es terrible.
voy por mi activia!
beso

Stella dijo...

Uy, terminé de leerte y me agarró cierta envidia por las muñecas Barbies. Son medio huecas y de plástico, pero no tienen ninguno de esos problemas!
Bueno, concedo, tampoco tienen vida!
Es una lucha, Estre!

Besooos

Marina dijo...

Ja! Imposible, Estre! Estas sí que, creo yo, son cosas en las que no pensar porque si no corremos riesgo de caer en un fanatismo infernal! Besos y buena semana!

La herida de Paris dijo...

Vivir es un trabajo insalubre.

Saludos.

La condesa sangrienta dijo...

No le doy ni cinco de bolilla a todo eso. Mi cuerpo y yo convivimos sin molestarnos demasiado.
De vez en cuando me manda un telegrama recordándome que allí está, devuelvo el saludo y seguimos.

angie angelina dijo...

Che, Estre, el otro día, mi psicoanalista se tomó un actimel enfrente mío, (????) jajaja
Che, arriba, me dan ganas de ponerte el poema "Avanti", pero no lo sé de memoria.
Besos

Minombresabeahierba dijo...

Yo elegí dejar caer los pelos tener una frente ancha y mirada perdida por la hipermetropía...

pero caminando siempre con la frente y mirada alta...cuando la ciática lo permite....


besossssssss

maray dijo...

me declaro sin verguenza de hacerlo una "sexigenaria" y te cuento que tengo problemas en la cervical, en los ojos, en las rodillas. Pero de todo que nunca hice en mi vida, no que se refiere a cuidar de las partes todas del organismo y la piel, debo te decir que no hay arrependimiento. Solo siento remordimiento por no ter bailado más y mas temprano de quando empezé y no ter hecho mas musculacion ( que hago hoy en dia). En la vida hay que elegir cosas. Pa algo tenemos livre arbitrio. Bueno, es lo que creo. Si bien que en politica, tengo mucho de que arrepentirme. Apesar del livre arbitrio. Creo que a veces ese livre arbitrio sea mascarado por lo tanto que hay de livre comercio y merchandising :(

Pepe Palermo dijo...

Nos vamos muriendo de a poco. La vida es una gran simuladora. Por ello hay que ir sabiendo perder. Que se nos caiga todo, menos el honor, ¿o también el honor pero que no se note? Si decididamente, debiera haber sostenedores para el decoro, cuando los años pueden tirarlo abajo, por más masajes al alma que nos hagamos.

Anónimo dijo...

no podes zafar de la falsedad del escorpion

Betina Z dijo...

Ups... a ver: había escrito el comentario más temprano y cuando lo quise publicar salió un cartelito diciendo que el blog no estaba disponible. Ahora, recordando lo mejor que pude lo que había escrito, publico el comentario y ¡oh, sorpresa! veo que el otro también está. ¿Misterio cibernético o la edá me está jugando una mala pasada?...
(voy por mi actimel).
¡Perdón!

Estrella dijo...

WINTER,

Vos viste, no se puede con todo, hay que elegir!

NADASEPIERDE,

Sabias tus palabras, viejos y patéticos: jamás! Vaya por su activia, yo me voy a hacer los ejercicios para los ojos...

STELLA,

Anduvo mal Blogger, quise dejarte un comentario y no pude, veremos ahora. ¿Tomaste tu activia de hoy?

MARINA,

Sí, sí, sí, pero el bombardeo no perdona, ¿y si pierdo la memoria por no hacer los deberes? Y bue...

HERIDA,

A veces sí, a veces no. Quedemos así!

CONDESA,

Feliz de usted, yo me tomo recreos demasiado largos, así que es lo mismo que nada. És más, es peor, porque tanto laburo para nada...

ANGELINA,

JAJA, ¿la verdad? ¡qué raro! ¿no le preguntaste si andaba con tránsito lento? :)

MINOMBRE,

Ja, con ese humor, nada te hará rabiar. Me voy a copiar!

MARAY,

Si no hay arrepentimiento, vale, maray. Bailá ahora, más y más! Gracias por pasar, de verdad!

Hola PEPE!

Que no se caiga nunca el honor: subrayo!

BETINA,

Sigo en un rato...

Mensajero dijo...

Hay que hacer una sóla cosa y repetirla hasta que se ejecute sin mediación de la voluntad.
Y entonces todo lo demás se cuadrará ante la maestría alcanzada.
Qué hacer depende de los gustos de cada uno.
La maestría puede alcanzarse aún por medio de la estupidez.

angie angelina dijo...

jaja no no era activia, sino actimel que es para "la vida sana", gente corriendo por palermo en la propaganda jaja
Habria sido inapropiado preguntarle eso a mi psi, no creés? jajaja
Yo por ahora abandoné el jamón y le doy al queso de máquina de distintas variedades.
Y trato (TRATO) de tener menos stress.
Beso

Anónimo dijo...

yo voy alternando... per básicamente el tiempo se me va mientras opto por algo y planifico los pasos a seguir. cdo elijo ya es de noche, y decido empezar mañana.
besos
mili

Estrella dijo...

BETINA Z,

Para empezar: me pasa exactamente lo mismo que a vos, no soy constante, me mueven los entusiasmos o las conveniencias pasajeras. La etapa de las semillas ya es un clásico en mi vida. Ja!
Sí, hubo problemas hoy con los blogs, me pasó en este y en otros también. Gracia, Betina!

MENSAJERO,

Justamente lo que muchos no hacemos. O sí, pero con cosas que no llevan a buen puerto, lo que es peor!

ANGELINA,

Ja, qué pena, era más interesante la escena con el psi y el activia!

MILI,

Mirá, tanto escribir para que vos en dos renglones sintetices a las mil maravillas lo que quería expresar yo: genial!

Caia dijo...

Quizás hay que elegir no dar bola a la publicidad y a las falsas modas y hacer lo que uno siente, quizás no alcance tampoco el tiempo pero al menos no vamos a gastar dinero en boludeces. Besos.

conocido de la vida dijo...

Tengo tan claro que la muerte está a la vuelta de la esquina, que elijo no perder ni un minuto en resistirme al paso el tiempo.
En ese camino, miro el paisaje.

Estrella dijo...

CAIA,

A veces me dan ganas de decir: cállense la boca. Ufa, qué manera de molestar. Total, para qué, como dice CONOCIDO DE LA VIDA: a mirar el paisaje!!: eso me gustó!