6.5.09

Lejos de la experiencia sensible


Así como en algunos libros importa más el paratexto que el texto, a veces siento que la vida se nos va en los paratextos y perdemos así toda posibilidad de experiencia.
La foto del suceso vale más que el suceso.
El video del casamiento, que el casamiento.
El recuerdo de un encuentro que el encuentro.
Si vamos al zoológico, ya no miramos sorprendidos al mono y a la mona, porque estamos ocupados en dilucidar cuál será el ángulo perfecto para sacar la mejor foto.
Si en la granja nuestro niño está por ordeñar una vaca, qué importa su experiencia, importa más la foto de su efímero ordeñe.
Ya ni nos aburrimos, porque siempre está el celular que nos priva de esos irrepetibles momentos de ocio, capaces de llevarnos al mejor de los mundos.
Como si viviéramos para otros, para después, para más tarde, para el registro minucioso de una experiencia siempre mediatizada, parecida a todas; casi igual a todas.
Foto de Fogwill: Magdalena Sorondo.

34 comentarios:

Tomás Münzer dijo...

Dígale no a las fotos compulsivas y al momento Kodak.

compotadeesperas dijo...

cuánta razón estrella... cuánta razón... demasiada tecnología, accesorios, bombardeo de imagenes y ruidos y gritos y demandas de tido tipo y paratextos y metalenguajes y tan pocas cosas para decirse
Saludos

AM dijo...

"Los Inmateriales", la expó en el Pompidou, 1985, anticipó la irrupción de nuevas realidades. Lyotard le dio forma de libro y algunos nos preguntabamos, way back then, 25 años atrás, de qué estaba hablando.

La condesa sangrienta dijo...

La era de la imagen que termina desdibujando la propia.
Buen post!

dr 7 dijo...

Hace tiempa ya que hemos dejado de lado la experiencia. Tema de la filosofía moderna.

Wonder dijo...

Qué buen posteo Estre.
Sabés que muchas veces, me he alejado de la "experiencia" en cuestión y me puse a mirar a la gente que está en el lugar sacando fotos como desaforados, posando, empujándose.
Y la única sensación que me queda es confusión.
De hecho, me dan ganas de fotografiarlos, jaja.
Será que hay que guardar el testimonio para demostrar algo? Será que necesitamos, cada día más, pruebas y pruebas para creer? Para creernos?
Para quién fotografiamos tanto???
Para nosotros o para el otro?
Otro nefasto ejercicio de la vanidad.
Besos, Estre.

Mickey dijo...

A esto lo escribiste para mí!

Toda mi vida he odiado aparecer en fotos. Desde, digamos 1985, también he odiado aparecer en videos.
Me molesta muchísimo estar en medio de un momento sublime, y que aparezca alguien con una cámara a tratar de inmortalizar ese momento; cortando la onda, y desnaturalizando el momento, obvio...

Las vivencias personales deberían estar reservadas a la memoria.
La historia se debe ocupar de otras cosas.

Juli dijo...

Y sí...tenés toda la razón.
En la era de la comunicación, pareciera que lo que no se comunica no existe, no sucede. Y quien más quien menos, todos caemos en eso. Todo lo importante tiene que estar registrado para poder ser exhibido, contado. Como si no fuera suficiente narrar la experiencia!! Y con esta costumbre de adorar todo tipo de registros, cada día se le quita más valor a la palabra, en todas sus formas. Y así, se pierden también tradiciones maravillosas...
Como la de la abuela rodeada de todos sus nietos, narrándoles la infancia de sus padres...
Una verdadera pena.

Hermoso post.
Beso, Estrella.

Arlt de París dijo...

Qe decirle entonces a una hija fotógrafa? Estrel, las tecnologías audiovisuales, y en especial las digitales, cambiaron por completo el registro de la experiencia. Como escribió Deleuze, el cine creó nuevas sinapsis en el cerebro humano. No te lamentes por pertenecer a otra generación. Para los jóvenes de hoy, fuera de la foto hay poco y nada.

Estrella dijo...

TOMÁS,
Es que ahora todos los momentos son momentos Kodak!

COMPOTADESPERAS,
Hola!
¿¿Dónde consigo tu libro?? No lo encuentro en las librerías, ¿en alguna en especial?

AM,
Claro que ya hace tiempo que las experiencias llegan mediadas por las experiencias de los otros, si fuera artista, intentaría expresarlo de alguna manera.

DR 7,
¿Qué puedo leer al respecto?

WONDER,
El otro día vi en la calle a un grupo de gente alrededor de Gastón Pauls; mientras hablaban con él (eran sus fans, parece) no lo miraban a a él, sino al celular con el que le sacaban fotos y más fotos. Queda el registro del momento, pero no el momento.
Ahora paso por tu blog, me quedé pensando en algo...

MICKEY,
"Las vivencias personales deberían estar reservadas a la memoria.
La historia se debe ocupar de otras cosas": lo voy a usar alguna vez como Cita de fin de semana!
A mí me gustan las fotos, de hecho, tengo cajas y cajas llenas, pero lo que no me gusta es cambiar foto por momento.

Otra historia: casamiento de una amiga. En plena fiesta, una gran pantalla pasaba la ceremonia, ¡qué acabábamos de vivir todos dos horas antes! ¿no es raro? Y todos mirábamos, como espesctadores de nuestra porpia vida, mientras otra vez, una cámara iba registrando el aquí y ahora, para dentro de un rato. Uf!

JULI,
Como en todo, estaría bueno encontrar un equilibrio. Lo peligroso, como bien decís, es creernos que lo que no está atrapado por una máquina no eistió o, peor aún , sentir que no tiene valor.
Gracias, juli!

La herida de Paris dijo...

Y sin embargo pienso que lo que hay detrás de esta búsqueda del registro, depende en el fondo de una sobrevaloración precisamente de la experiencia. Por querer atraparla, la perdemos. Yo por mi parte siempre desconfié de la experiencia, será por eso que no padezco la manía de retratarla.
Saludos

Yupi dijo...

No estoy de acuerdo. Creo que tenemos que vivir menos y sacar más fotos, que es lo único que queda. Aprovecho para ofrecer una recompensa en metálico a quien me traiga una foto mía y de mis amigos en el patio del colegio primario, si es posible jugando al fútbol. Daría cualquier cosa por verla.
Saludos

maray dijo...

sabes, yo pensaba igual que tú, tanto que no sacaba fotos casi nunca. Preferia mirar con mis propios ojos que con los ojos de una maquina. Hoy cambié de opinión: con la edad voy olvidando muchas personas, situaciones, lugares que me encantaron. Me gustaria reverlos, mismo que en fotos y no puedo porque no las tengo. Y todavia no estoy tan Matusalen así, mira vos...:)

Carlos Gatabria dijo...

Muy bueno el post Estrella!!
Es un dilema.
También yo detesto esta especie de manía persecutoria por la que pareciera que sólo fue cierto aquello que ha quedado registrado mediante algún artefacto tecnológico.
Presagio, además, de las interminables e insoportables sesiones de exhibición fotográfica doméstica.
Pero también es cierto que los registros de nuestra memoria suelen jugarnos la mala pasada de "acomodar" las experiencias en forma más o menos lejanas a lo efectivamente sucedido.
Aún así prefiero a estos últimos.

compotadeesperas dijo...

Estrella, qué raro. Por lo que me dijeron el libro lo conseguís en cuspide, hernandez, guadalquivir, prometeo, lilit, paidos, la feria, la boutique, y en varias más...´hasta en mar del plata y cordoba! Un beso

Estrella dijo...

HERIDA DE PARIS,
Por eso mismo, pobres experiencias. Por suerte, en lugar de fotografiarlas, las dibujás!

YUPI,
Bueno, falta data: año, colegio, señas particulares. Lo del fútbol ya es pedir demasiado, ¿ya desde tan chiquito?

MARAY,
No es que no me gusten las fotos, de hecho, me encantan, pero esa manía de retratarlo todo hace que no vivamos lo que está sucediento. Como en el caso del niñito que ordeñaba la vaca, el pobre chico estaba más atento al "mirá para acá, sonríe, ahora para arriba, ahora para abajo" que al chorro de leche que golpeaba en el balde.

CARLOS,
Estamos de acuerdo entonces; que quede el recuerdo, pero que sea recuerdo.
Escribo esto mientras veo las miles de fotos que tengo a mi alrededor...

Leo_SCI dijo...

Yo creo que hay miedo de un alzheimer repentino y que se borre todo de la memoria. Así, al menos, abrá un buckup.

Auspicia este espacio "Momento KODAK"

Besos estre! :)

Estrella dijo...

COMPODAESPERAS,
¡Acabo de comprarlo por Internet! Estaba (uno solo) en la Boutique del Libro.

ARLT EN PARIS,
Cierto que tengo hija y hermanos fotógrafos, y también es cierto que me gusta mucho la fotografía y el cine, pero más me gusta no perderme un detalle de algunos momentos únicos. Será que ya no le hago caso al disparador que siempre anda por todos lados.

Blog de mi hija: www.paralamagdalena.blogspot.com

Gracias!

Conocido de la vida dijo...

Muy bueno el post, parecería que vamos tan rápido que "el momento" lo congelamos en una foto o en un video y salimos rajando para otro momento, total después tendremos tiempo para disfrutarlo en la imagen.
Obvio después cuando vemos las fotos tenemos vagos recuerdos de esos "momentos", pero no tenemos las sensaciones de lo vivido.

Enterhase dijo...

¡Qué buen post y qué buenos comentarios!

Y qué curioso que justo hace un par de horas estuviese hablando de esto con un amigo. Él me contaba cómo había estado en una boda en la que todo era "para la foto", desde comienzo a fin. En vez de sacar la foto mientras cortaban la torta, ellos hacían como que cortaban la torta mientras sacaban la foto. Luego seguimos hablando de cómo en esos eventos ni los novios son los protagonias, sino otra cosa. La ceremonia misma, imagino.

Antes yo me había preguntado en voz alta cómo nos sentiríamos con la música si sólo se pudiera hacerla, no grabarla ni reproducirla. Qué sentirían los oyentes si escucharan a algún gran compositor decir que la siguiente será su obra más sublime, y que será la única vez que se escuche en el mundo.

Y qué curioso que hace mucho tiempo haya escrito esta cita de Francois Soulages en mi blog:

“Tomarán fotos de sus vacaciones y de sus amores para más tarde (a veces algunos segundos después) poder decirse y decir a los otros que los vivieron: ya no viven para vivir en el momento, sino para haber vivido.”

WONDER: "De hecho, me dan ganas de fotografiarlos, jaja."

Eso me hizo pensar en esto:

foto 1, foto 2, foto 3

Estrella dijo...

LEO,
Pues entonces tiene razón mi hija, que dice que hay que aprender a archivar las fotos: foto que no se encuentra, foto que no existe.
Tanto tiempo!

CONOCIDO DE LA VIDA,
¿Alguna vez pensaste en la cantidad de fotos tuyas que andarán dando vueltas por ahí, en viejos álbumes o en el fondo de una caja, en portarretratos de grupos de amigos? Y hasta, quizás, alguien se pregunte: ¿quién esa/ese que está detrás de Fulano?

ENTER,
Pues si me hubiera acordado, podría haber evitado este post: "vivir para haber vivido". Está bueno. Otra vez vuelvo al niñito: tendrá la foto del día que ordeño la vaca, ese será su recuerdo.
Excelentes las fotos!

Y eso de escuchar una música por una única vez, impresionante. Hacé la prueba!

Wonder dijo...

ESTRE, es como mirar un recital por la pantalla gigante, jaja.

Enter, qué bueno eso de la música... uno como que se sentiría muy exclusivo.
Pero no puedo dejar de pensar en el lado mezquino que plantea esa cuestión.
Llevalo al plano de las demás artes, como la pintura, la literatura o la escultura. Qué razón de ser tendría si no se pudiera perpetuar el arte?
No te parece?
Y mirá que me encantan las exclusividades, pero... mmmmm, que se yo...
Dale, ilustrá tu nick con un avatar ya que te gusta tanto las fotografías ¿si?

loitt dijo...

Muy bueno!

MQDLV dijo...

A veces me sorprendo de la forma en que tenés de describir ciertas sensaciones. Sabés. Te voy a contar: yo estoy enamorada, ahora, en este momento mágico, y muchas veces me encuentro sufriendo porque a la mañana siguiente tendré que ir a trabajar, y me tendré, por obligación, que separar de él, y entonces me olvido de que estoy ahi, esa noche, en ese lugar.
Sé que no este ejemplo no tiene que ver exactamente con las fotos. Pero viste que cada lector lee su lectura. Beso grande!

verdemanzana dijo...

La semana pasada trataba de convencer a mi mama para que viajara al Pachu Pichu con un grupo que la habian invitado... y ella me decia que no porque se iba a olvidar ahi nomas de lo que hbaia visto (un poco exagerada, pero ella es asi :P) y yo le dije que sacara fotos y listo!!!
ahora que leo tu post me doy cuenta que ella tenia razon...

besos Estre!

nadasepierde dijo...

se puede aprender a disfrutar el momento, aunque el momento sea simplemente estar sentado al lado de alguien, disfrutando solamente el estar, sin querer perpetuarlo, solo vivirlo.
quiero coleccionar momentos felices, aunque no queden registrados mas que en mi retina o en mi cabeza.
un beso

Angie Angelina dijo...

Mirá lo que dijo Abelardo Castillo (más o menos, no es textual):
"Cuando se termina un amor, y en vez de irnos corriendo detrás de él, o ponernos a llorar y deprimirnos, se nos ocurre escribir sobre ese amor, entonces uno se da cuenta de que se ha convertido en un escritor".
No toda transposición es mala, a veces hace falta recorrer de nuevo esos pasos, para saber dónde estamos. Si, no, ¿para qué el psicoanálisis, el psicodrama y otras técnicas, no?
beso
Ang

Arlt de París dijo...

Hace poco leì un artìculo interesantìsimo sobre los nuevos procesos de la memoria; aseguraba el entendido que nunca se tomaron tantas imàgenes pero nunca hubo tan pocas reproducciones en papel. Antes las imégenes --memoria, pasado- ocupaban sitio fìsico en la casa. Hoy no hay donde almacenarlas pues cada vez tenemos menos sitio donde guardar. finalmente entra el tema "metros cuadrados" per cápita. Así, nuestra relación con esa imagen que tomamos por momentos es inmaterial, imaginaria, es un modo de tomar nota pero dejarlo atrás. Sugiero la bella El pasado, de Pauls, en la que una historia de amor se salda por fotos según su viejo estatuto: la caja ... Buen finde, Estrel!

Estrella dijo...

WONDER,
Fijate en las vanguardias, en las instalaciones que duran un suspiro, hasta que el material se pudra, hasta que el hombre se canse de estar de pie. Podría ser una nueva forma de expresión: Enter, el vanguardista!

NADASEPIERDE,
Tu nick viene como anillo al dedo para este post: nada se pierde, todo se transforma, aunque a veces se transforme en olvido, ¿no?

VERDEMANZANA,
Podría llevar un diario de viaje, a modo de gran machete para después contar lo que vio: ¿no es una buena idea?

MQDLV,
Que estés tan enamorada te exime de todo, mujer, la intensidad de cada momento no se compara con nada, aunque se extrañe y se sufra. Que lo disfrutes! (me encantó el comentario!).

LOITT,
¡Gracias!

ANGELINA,
Muy buenas las dos citas. ¿Vas a convertirte en escritora? Casi, casi, tus relatos se leen a veces como la mejor de las novelas.
Cierto lo de la transposición.

ARLT EN PARIS,
El Pasado es un gran historia de amor y desamor, me había olvidado lo de las fotos.
Me gustó eso de "tomar nota" para después olvidar. Como si, al retratar, estuviéramos subrayando algunos momentos para más adelante. El tema es que después las imágenes quedan en el espacio virtual. O las miles de impresiones, en alguna caja... o en algunas cajas.
Gracias por las ideas, me quedo pensando.

Angie Angelina dijo...

jaja con lo de H estoy tratando de catartizarlo en una novela, veremos cómo sale. Mi madre la quiere leer, pero no se la muestro, aunque la presenté a un concurso. Nico sí la leyó.
Besos
Angie

Ganímedes dijo...

Si, Twinkle twinkle, algunos pagarían alto precio por la captura de sus fotos desperdigadas por ahí, fotos de revuelques, fotos de escapadas, fotos son secretos... Algunos hipotecarían su casa, hay fotos que tienen altísimo precio, como la de reina Cristina con Garasino, la de Yabrán. Una foto sigue siendo eso: prueba, documentación, verdad, jurisprudencia.
Pase bien, Little Star!

José Soriano dijo...

"Vivimos en un mundo de simulación, donde la función del signo consiste en hacer desaparecer la realidad y enmascarar al mismo tiempo esa desaparición"(Baudrillard).

Y nosotros, pobres, pobres... compramos sin dudar lo que no esta, ensalsamos la máscara y nos regodeamos en la falsa certeza. Si los diarios lo dicen, si muchos lo repiten como opinión propia, entonces debe ser verdad.
fraterno
js

Enterhase dijo...

Estre, Wonder:

Jaja, ¡"el vanguardista"! Bueno, justamente a mí me atrae esa dualidad exclusividad/pérdida. Por un lado existe la oportunidad única que tiene uno (cosa que en realidad existió hasta hace muy poco) y por otro la exclusividad de que este sonido solo aparezca una vez. Pero también está esa mezquindad de la que habla Wonder. La desesperación o la pena del futuro vacío, de conformarse con las palabras descriptivas y el tarareo; y todo esto también se pudre. Pero también eso es arte, ¿no? Solo que la emoción sale de la situación y no de la obra misma. En realidad la obra se extiende y te deja en un vaivén entre el placer, el orgullo, la melancolía y la impotencia, todo un plato gourmet.

Trataré de cambiar mi avatar, Wonder; lo prometo.

Wonder dijo...

ENTER, no me venga con promesas vanas. No a mi, por favor.
Lo voy a estar controlando.