9.10.07

En tela de juicio:

"Cada pueblo tiene el gobierno que se merece".


Cada vez que escucho esta frase (tan seguido, por cierto) algo hace ruido dentro de mí. Y hoy pienso que no es cierto. ¿Se merece un mal gobierno el obrero que hace su trabajo, vuelvo a su casa bañado y planchado, listo para comer y dormir? ¿Qué culpa tienen maestros y profesores que a pesar de sueldos escasos y poco cuidado, enseñan, alimentan y contienen a más niños de los que su preparación les permite? El abogado que es un buen abogado, el médico, que hace su trabajo a conciencia, la empleada doméstica que lava y cocina en casas ajenas y en la propia, las personas que donan su tiempo y sus ganas en las miles de ongs, para sumar su granito de arena en la construcción de un lugar mejor. El ciudadano responsable, cumplidor de las normas que nos permiten vivir en cierta armonía.
Hablo de una mayoría. Si no fuera así, no existiríamos como país.
Por eso creo que este pueblo no merece lo que tiene.
Que cada cual atienda su juego:
Que el cocinero cocine, que el médico cure, que el plomero destape cañerías, que el dentista saque muelas.
Que las clases dirigentes asuman su enorme responsabilidad. Que el gobernante gobierne y sirva a su pueblo; Que lo respete, que cuide a sus ancianos y proteja y eduque a sus niños, que castigue a los corruptos y rehabilite a los delincuentes. Que proyecte una nación próspera para el futuro, que no piense en sí o en su partido, sino en el otro, en aquel al que está representando y que sí hace su trabajo y se compromete con el papel que le toca desempeñar en esta sociedad.

19 comentarios:

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Esa frase es lo más cercano a la autocrítica que conozco; y aquí necesitamos mucho ser autocríticos.
El problema es que no se formula con ánimos reparadores, sino que aparece como un espejo roto: juntos no somos ninguno.
Somos un pueblo que en líneas generales no respeta, que no tiene conciencia del error.
El conflicto en la frase, que como vos no comparto, es que presupone una culpa en "ese pueblo", y no podemos pensar de esa manera. Cuando veo robos me pregunto cómo llegó esa persona a eso; no puedo odiarla.

Yo no tengo un gobierno que crea que me represente, pero aún me falta demasiado a mí como para pensar tanto en los otros.

Abrazo grande

ángel eléctrico dijo...

Qué temita este!!!

Creo que lo dicho por Juan es muy válido. La frase utilizada con espíritu de autocrítica es necesaria. Pero con un uso (o abuso) mas extendido, suena a pretexto, a eso de que el infierno son los otros...

Qué difícil!

Por un lado la gente (la tristemente inmensa mayoría) que no tiene, tal vez, la educación suficiente se deja embaucar fácilmente por estos "slogans" y así dirimen su responsabilidad.
Pero, y tal vez esto sea lo más importante, la gente con, otra vez "tal vez", demasiada educación siempre tendrá un acervo de excusas para separarse de "el pueblo", desde tener que resolver los problemas con sus propias conciencias (y por esos tanto psicoanálisis) hasta quejarse de la poca educación y fácil embaucamiento de los otros.

Sí estrella, también me enojé con este tema. Gracias, a veces hace falta la catarsis disfrazada.

concocido de la vida dijo...

Que tema, seguramente acá podamos dar algún punto de vista, pero no hay duda que es un tema muy amplio y complejo. Así que como idea te diría que lo fundamental es la CONDUCCIÓN Y SU CONTENIDO.
Alguien que nos marque el rumbo y que con el ejemplo nos convenza de que debemos seguirlo. La gente se deja conducir y generalmente sigue a los políticos que los gobiernan. Pero para que el resultado sea lo que todos queremos, esa conducción tiene que contener VALORES INDISPENSABLES.Como primera medida gobernar pensando en el BIEN COMÚN, para todos y no para algunos elegidos. Tiene que fomentar la SOLIDARIDAD como valor aglutinante y formar el "equipo", el equipo somos todos. EDUCACIÓN general y que abarque todo el país, para que de esta manera todos estemos "algo" preparados para enfrentar esa tarea tan dificil que es vivir.
Bueno Estrella, como te imaginarás el tema es bien largo, así que acá dejo algunas reflexiones para que sean agregadas a las de tus otros lectores.
Saludos

Mickey dijo...

Estrella, hay que dividir la cuesti�n en dos partes por lo menos para empezar.

Lo primero es establecer que en la democracia hay un contrato impl�cito. El pueblo elige representantes para que m�s o menos cumplan con sus promesas, y las necesidades de la sociedad.
Este contrato se mueve en un desfiladero marcado por un lado por la l�gica aspiraci�n de la sociedad de obtener un cierto est�ndar de vida (por llamar de alguna manera, no muy acad�mica).
Por el otro est�n los intereses de los pol�ticos. Propios y de grupos que representan, porque, primer sorpresa, el pueblo, la sociedad, no es una homog�nea suma de personas.
Aun en las democracias m�s eficientes, este conflicto siempre existe. Y su resoluci�n es responsabilidad de los gobernantes (obvio), pero tambi�n de gobernados.
Digamos que gobernados estafados por un gobierno, que vuelven a votarlo, no deber�an quejarse demasiado despu�s.

El otro tema es creer que esta desici�n, en principio contradictoria, de votar nuevamente a quien nos estaf� es propia de un gilazo.
error. En las sociedades, particularmente en la argentina, no abundan licenciados en ciencia pol�tica, pero menos aun, hay boludos.
Es obvio por ejemplo que la reelecci�n de Menem en 1995 (cuando nadie lo votaba, recuerdan?) es producto de una forma de relanzamiento sobre nuevas bases de un contrato entre gobernantes y gobernados. Contrato que inclu�a por ejemplo niveles de desocupaci�n del 20%.
No fueron est�pidos ignorantes los que votaron esa alternativa, sino sujetos pensantes, que defend�an un status adquirido, la tranquilidad de la estabilidad, la relativa paz social impuesta por el conglomerado de gobierno; y que por otro lado "ignoraban" los enormes riesgos que se abat�an sobre la econom�a, y los niveles de corrupci�n absolutamente esxpuestos.

Hoy nos hallamaos en una alternativa en cierta medida parecida a la del 95. Y parece que mayoritariamente la sociedad argentina firmar� un nuevo pacto con la actual administraci�n.
Los que no estamos de acuerdo, como democr�tas que somos, si eso pasa, aceptaremos los pr�ximos 4 a�os. Y lo mismo deber�an hacer los que firmen ese pacto.

No hay inocentes, salvo los pobres chicos que todav�a no llegan a votar y siguen siendo expulsados a un fango de ineducaci�n, exclusi�n, casi desumanizaci�n.
El resto, todos somos m�s o menso due�os del mal destino. Y como dice Angel El�ctrico, es una gran forma de empezar, esto de aceptar responsabilidades.

Sorry, me fui con la extensi�n!.

eduardo dijo...

Viene serio!!

Yo, por ahi, diria que tenemos el gobierno que podemos. No se si podemos tener algo mejor, y esto no porque yo crea que lo que tenemos es bueno, al contrario creo que es de terror, de lo peorcito que he visto.
Lo digo pensando que lamentablemente se ve que no somos capaces de mejorar esto. Miras las encuestas y la gente esta contenta (o dice). Vos decis que la gente en su mayoria cumple con las normas, yo diria que no, por ejemplo anda a alguna de las rotondas del barrio y fijate cuanta gente de la que va a entrar en la rotonda frena, o cuantas veces vez a alguien tirar papeles en la calle, o cuanta gente saluda o contesta cuando saludas?

Hablas de la clase dirigente, a mi me parece que no existe, estan los de turno y eso no los hace dirigentes. Las clases que dirigen , hace años decidieron que la educacion no era importante, o peor que era importante que no fuera buena???
Personalmente pienso que es casi imposible encontrar a una persona que quiera el poder y al mismo tiempo piense en los demas.

Se que sueno muy pesimista, pero que voy a hacer, creo que es asi.

Ayudaria muchisimo que cada uno acepte la parte de responsabilidad que le toca, y aceptando que las cosas son como son, despues, quizas se podra construir algo mejor

cachetazoalaviolencia dijo...

Cada uno de los personajes de su lista verdaderamente puede hacer algo para mejorar, desde no festejar el cambio de siglo en 1999, no regalarle la guita a una AFJP durante 10 años para luego cambiarse al reparto de lo que queda, no reelegir, no evadir, meterse en un sindicato, y hasta leer un libro.
No nos hagamos los inocentes, la mayoría de nosostros somos fachos e hijos de puta, y la otra minoría , nos quedamos en el molde.

Un abrazo y perdón por el énfasis.

El Pasquín dijo...

Tema delicado. Por una lado creo que es una salida fácil, aunque dura para nosotros mismos, es como decir y qué querés... somos lo que somos. Pero no, yo coincido con vos, creo que toda esa gente que mencionás y tantas otras personas más no se merecen a estos degenerados que ostentan el poder.
Cómo llegan estos muchachos es otro tema, ¿qué nos pasa para que sólo sean de esta clase los que asoman....?

Almendra dijo...

Sí, me genera lo mismo que a vos esa frase... no me siento digna de ella y pienso en mucha gente que no se la merece tampoco.

Crab dijo...

El tema da para tanto que no quiero abusar de tu espacio. Intento contestarte en Mascaró.

Opadromo dijo...

Esta frase es la justificación que utiliza esta clase dirigencial para avalarse ellos mismos, en boca de sus forros periodistas.

El Caballero de la luna dijo...

El tema ciertamente da para mucho. Entiendo tu objeción al "merecimiento"; es una injusticia para con tanta gente buena. De todas maneras, la "clase dirigente" no nació en una maceta. Algún tipo de patología del conjunto expresan. Tal vez haya que decir que tenemos el gobierno que "se nos parece". Reconociendo ese, nuestro lado oscuro como sociedad, algo tenemos que hacer para remediarlo.

Koba dijo...

No sé si nos merecemos o no el gobierno que tenemos, quizás sí, ya no sé que pensar, estoy desganado, descreído, totalmente pesimista con el futuro del país, faltan 18 días para las elecciones presidenciales y no me importa quién va a ganar, nunca estuve más apático.

Somos un pueblo raro, único, enfermo. No solo el gobierno es inepto, hace mal muchas cosas y nos miente, en realidad estamos rodeados de ineptitud y de mentiras.

En todos lados está el doble discurso, la trampa, la corrupción, la mafia, tenemos la mafia de la aduana, la de los taxis, tenemos sindicalistas e intendentes atornillados en el poder hace años, tenemos una policía que solo sirve para pedir coimas al costado de la ruta, y tantas cosas que se caen a pedazos, como la salud y educación pública, ya el petróleo no es nuestro, nos talan los bosques, nos sacan los minerales, los gobernadores miran para otro lado mientras se llenan los bolsillos, la pobreza crece y crece, ¿todo es culpa del gobierno?
Me parece que los argentinos no tenemos cura.

PD: Me desahogué un poquito.

Estrella dijo...

No tengo palabras para agradecerles a todos sus opiniones, me han ayudado a pensar.
Me canso de escuchar esta frase una y otra vez, me parece injusta, por lo menos, para gran parte de nuestro pueblo. Siento que es como cuando un enfermo debe cargar no sólo con su enfermedad, sino también con la culpa de haberse enfermado. ¿Quién sabe qué llega primero? La vida es más complicada.
¿Somos como somos porque tenemos estos gobernantes o tenemos estos gobernantes porque somos así? No lo sé. Yo me inclino con la primera suposición. Sé que encuentro más gente anónima que hace lo que debe, que gobernantes que hacen honor a su cargo.
Juan,
para mí es un decir vacío de signficado, que se repite aquí y allá como justificación, como si no hubiera otra salida. Pero creo que es injusta.
Ángel,
claro que es un tema difícil. Si se tratara de una buena autocrítica estaríamos en camino de encontrar la solución. Quizás el error sea no sentirnos todos parte de ese pueblo. Me dejás pensando.
Conocido de la vida,
Estoy muy de acuerdo con vos. La conducción, el tipo de liderazgo de los que manejan el poder es fundamental, porque si no hay honestidad, capacidad, actitud de servicio, respeto y solidaridad, nos vamos derecho al desbarrandero.
Mickey,
lo que señalás es el gran tena: los intereses de los políticos y sus aparatos por sobre el bien común del que habla conocido de la vida. Los gobernados también nos equivocamos, aparece el egoismo, el mirarse el propio ombligo, no digo que no. Pero cuántas veces votamos a alquien pensando que resultaría una A y resultó una Z. Con lo de Menen tenés razón, y lo caro que lo pagamos.
Eduardo,
Sinceramente, edu, creo que si la mayoría no cumpliera con las normas de las que hablás (hablo del ciudadano común), viviríamos en un caos más terrible aún. A veces siento que somos demasiado buenos, que dejamos que nos mientan desfachatadamente, sin que medie siquiera el simulacro...
El tema del tránsito, los papeles, los impuestos, se solucionarían con campañas efectivas y sanciones que se apliquen (hace poco fui a sacar ell libre deuda porque vendía un auto, y no podía creer cómo me perdonaban algunas multas porque sí: ésta sí, ésta no;esta de mal estacionamiento no, porque es de hace tres años... ¡¡me la deberían haber cobrado con intereses!! pues no, me la perdonaron caprichosamente).
Por otra parte, que los dirigentes de los últimos tiempos hayan decidido que la educación no es importante es el peor de los pecados.
Será que, como vos decís, no llega al poder el que quire sino el que puede.
Cachetazodevioencia,
Perdonado el énfasis, cachetazo. Cachetee nomás, sin piedad. No creo que la mayoría seamos fachos, hijos de puta o indiferentes; hay miles de ejemplos que demuestran lo contrario, pero no pueden sacar la cabeza.
Pasquín,
tu pregunta es LA pregunta: "¿qué nos pasa para que sólo sean de esta clase los que asoman...?". Yo no lo sé.
Almendra,
gracias por sumarte a tratar de entendernos.
Crab,
allá iré.
Opadromo,
sí, para mí suena más a justificación que a otra cosa.
Caballero,
me quedo pensando en esto que decís: "tenemos quizás el gobierno que se nos parece". Sería un buen punto de partida para remediarlo. Gracias.
Koba,
"¡Somos un pueblo raro, rodeado de ineptitud y mentiras!". Todo lo que decís es cierto, y me mata cuando siento ese desánimo. Pero, insisto, la culpa, en un 80%, es de lo gobernantes.
Y desahogarse hace bien...
Creo.

Otra vez, muchas gracias a todos, de verdad.

Jose Soriano dijo...

Querida Estrella, Estoy en Montevideo y leí esta mañana tu post, el de Tomas y el de Koba y escribi pensando en todos ustedes un post en mi blog que publique completo en LLP como comentario en el post de Tomás. Abrazo fraterno.
js

Un humor agrisado como el clima está recorriendo las páginas blog de los amigos.

Como el tiempo, la incertidumbre obscura, tormentosa, nos sumerge en una (sur)realidad líquida que fluye permanentemente y nos ahoga bajo una enorme ola de novedades, que parecen inéditas por la brevedad de nuestra memoria colectiva.

Por suerte el post de Tomás en LLP nos sitúa rápidamente y de varios pantallazos nos ubica. Los actores han cambiado, pero no las acciones; esa es la mala noticia.

Tampoco ha cambiado la necesidad de una opción alternativa para una nueva generación que viene empujando, que busca, que necesita un lugar y de la que evitamos hablar como si fuera inevitable que no haya porvenir.

“Aquellos que tienen la oportunidad de dedicar sus vidas al estudio del mundo social, no pueden permanecer neutrales e indiferentes, en frente de las luchas que tendrá que afrontar el mundo en el futuro”.

Será esta primavera, que se niega a dejarnos guardar la ropa de invierno, y el frío ,que se resiste persistente a abandonar el sur. Pero los días soleados tarde o temprano llegan. El horizonte de tormentas anunciadas prometen catástrofes inevitables si no encontramos un nuevo sur al cual dirigirnos.

Por eso hacemos bien en estar preocupados por la identidad, los gobiernos que nos merecemos, la paciencia, la educación…

Para leer el artículo completo por favor haga click aquí:

http://onairosjs.wordpress.com/2007/10/10/identidad/

no tan iguales dijo...

Seguramente muchos no merecen las injusticias que les toca vivir y la culpa siempre es de los gobiernos principalmente porque para que "sepa el pueblo votar" se necesita más de una generación de gente bien educada, y ésa es una materia en la que tenemos tremendo déficit.

Estrella dijo...

José, ya te había contestado en el post de Tomás y en el tuyo. Te decía que siempre me hace bien leerte. Que no sé si sos optimista o tierno, o tal vez un pesimista rebelde, pero que en mí lográs que resucite la esperanza de la que habás.

Leo_SCI dijo...

Yo tampoco creo que no merezcamos esto, pero yo me hago otra pregunta... sabemos votar? o de lo que hay para votar nada nos representa?

Rubens dijo...

"la gente sin educacion se deja embaucar por los slogans", ¿y la gente "educada" que? no vota? a quien vota? a macri? a carrio? a lavagna? no votaron a menem? Cavallo no tiene como mil doctorados? no apoyaron a los militares? (acordémonos que algunos empresarios entregaban a los militares listas de sindicalistas para que los secuestren). La gente "educada" tiene mucho mas responsabilidad que la no educada, porque tiene mucho mas poder, son dueños de empresas, de medios de comunicacion, y influyen mucho mas en un gobierno que la "gran masa ignorante” que no pincha ni corta porque no tiene con que, salvo cuando hace valer su fuerza mas importante, que es el numero, ser la gran mayoria.

¿Es casualidad que todos los pueblos de sudamerica y el resto del tercer mundo tengamos los mismos gobiernos de mierda? ¿Acaso el ser “honesto” es suficiente para manejar un pais? Realmente un presidente maneja el pais? El gobierno tiene que obedecer a ciertos intereses que van mas alla de la voluntad de una persona, y es por eso, y quedo demostrado tantas veces, que cuando no los obedece lo sacan a patadas.

Ademas, si un presidente en su campaña dice una cosa y cuando llega al gobierno se da vuelta como un panqueque (porque se da cuenta que no puede hacer lo que quiere), ¿es culpa del pueblo? ¿O fue engañado el pueblo? No solo engañado por el politico, tambien por los medios de comunicación (que no son libres, si no propiedad de un par de grupos concentrados de empresas)

Hace 5 años el pueblo grito “que se vayan todos”, y hoy estan todos los mismos. Pero se transformaron, cambiaron su discurso, se adaptaron, aunque siguen siendo lo mismo.

Estrella dijo...

Leo,

para mí no es cuestión de saber votar...
Gracias!
Rubens,

estamos de acuerdo, la responsabilidad mayor es de los dirigentes. Eso creo también yo.
Gracias!