26.6.08

Una lectura íntima

Casi las tres de la mañana.
Acabo de terminar de leer Diario, de Ángel Rama*. Podría escribir y escribir acerca de lo que he leído y subrayado: cada tema se desplegaría hasta el infinito. Elijo, entonces, escribir apenas este recordatorio, como testimonio de una lectura íntima.

Dicen que los que lo conocieron, difícilmente puedan reconocerlo en estas páginas. Porque ese hombre, puro empuje y garra, naufraga en las páginas de su Diario, busca refugio, se confiesa, y es en esa intimidad, sumada a lo estrictamente cotidiano, donde está la clave de su ser profundo, libre de máscaras, libre de antídotos contra la angustia de cada día.
Hay algo profundamente conmovedor en su escritura.

Se lee como se lee una experiencia de la soledad. Y como toda soledad que va y que viene, Rama abandona estás páginas sin decir adiós, para retomar la escritura, sin saber porqué.
Es el lector –es decir yo– , el que descubre las heridas secretas y las incomodidades del espíritu, no ya de un solo hombre, sino de todos los hombres, desnudos y solos, humildes, sin respuestas, puestos en el exacto punto cero.

Quizás, lo que uno subraya en una página sea aquello que más lo identifica. Así, quedan en mi libro párrafos y párrafos pintados de azul en los que Rama deja constancia de su propio ensoñadero.
Como bálsamo para sus heridas, construye epopeyas triunfantes con él como héroe valiente, sostiene diálogos imaginarios, inventa preguntas, ensaya respuestas a las que corrige una y otra vez, fantasea con historias compensatorias, construye felicidad para las personas que ama.

Entre tanta desmesura interior, va también dando cuenta de su vida como intelectual, de sus viajes, cursos, investigaciones, trabajos. Y como distensión, o a modo de paréntesis entre pena y pena, Rama relata cada encuentro con Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez, Onetti, Eloy Martínez, Noé Jitrik, Monsiaváís, además de contar algún chisme (muy propio de estos diarios, por cierto) sobre la argentina Beatriz Guido, el uruguayo Rodríguez Monegal, Reinaldo Arenas y otros escritores cubanos.
*Crítico uruguayo que trató de entender, a través de los productos de la cultura, el mundo de su tiempo. Docente, ensayista, editor, conferencista, investigador.
Rama estaba dictando cursos en Venezuela, cuando lo sorprendió el Golpe de Estado de 1972. Allí empezó su exilio, que terminó con su muerte, en 1983, a los 58 años.

19 comentarios:

Humanoide dijo...

Casualmente estoy tras la pista de ese libro.
¿Dónde lo has conseguido?

Te dejo un saludo.

La hija de Zeus dijo...

No he leido nada de Rama. Sin embargo Cortázar es de mis favoritos. Mientras leía, pensaba que adentrarse en la intimidad de otra persona --leer su diario-- es de por sí una experiencia interesante. No sé como decirlo, pero de entrada, leer algo "privado" es distinto que leer algo que se escribió con toda la intención de ser publicado. No se... Me gustan mucho tus posts, siempre.

Saludos.

La condesa sangrienta dijo...

Estoy convencida de que la verdadera esencia de una persona se descubre en las pequeñas cosas.
Un acto íntimo, casi imperceptible revela más que una obra gigantesca. Por eso los Diarios Personales nos resultan tan atractivos aunque, en definitiva, sigan siendo literatura.
Besos.

Mensajero dijo...

No leí nada de él.
Los diarios personales y las autobiografías me atraen especialmente. Cuiando aún podía, me gustaba pasar tiempo en los bares charlando con la gente.
Generalmente disfruto más del artista que de su producción.
Gracias por compartir. Saludos.

compotadeesperas dijo...

En materia de biografías, recomiendo la de Reinaldo Arenas: Antes que anochezca (es autobiografía), la de Glenn Gould y los diarios de Cheever y de Andy Warhol.
SAludos

janfi dijo...

Para que veas que leí la nota, no creo que haya habido un golpe de estado en 1072, supongo que sí en 1972. Otro autor en la "absolutamente interminable" lista de autores que jamás leí. "Sólo sé que no sé nada".

CLAUDE dijo...

Qué joven que murió. Tengo miedo a las confesiones, propias o ajenas.

Estrella dijo...

HUMANOIDE,
Salió hace muy poco, lo compré en la Boutique del Libro de Palermo. Te lo recomiendo mucho.

HIJA DE ZEUS,
Ahí está el encanto de la lectura, conocer el interior del otro, único manera de sentir cierta empatía con los personajes, sean reales o de ficción, y de esa manera, comprenderlos y comprendernos.
Gracias por tu generosidad!

CONDESA,
Si leyeras lo que ha sufrido este hombre ddurante los días de enfermedad de su mujer! Se asombraba de su propia deblidad, él, que se sentía tan fuerte.

MENSAJERO,
Si me gusta la obra, soy capaz de rastrear todo lo que sobre ese escritor se diga: sus diarios, memorias, cartas.
Te imagino un buen conversador.
Grqcias a vos por pasar.

COMPOTADEESPERAS,
Los Diarios de Cheever son una joya. Tengo una lindísima edición en tapa dura: no lo presto, ni aunque me los pidan de rodillas. Es uno de mis libros preferidos.
También leí el de Reynaldo Arenas. Es muy interesante todo lo que cuenta Rama sobre el asunto Arenas en Cuba. Por lo que dice la prologuista, Arenas odiaba a Rama, pero por lo que leí, Rama consideraba a Arenas un buen escritor y un hombre injustamente perseguido por Castro.
los otros dos no los leí: anotados. Gracias!

JANFI,
Gracias, ya lo arreglé. Si sabés (y mucho), de otra manera.

CLAUDE,
BUENÍSIMO tu comentario. Hacete un post!

Anónimo dijo...

No leí nada sobre Rama pero tomo la recomendación de leerlo. Hay algo que saqué como conclusión de los escritores que he leído, aquello que escriben acercándose a su historia personal, llámenlo Diario o no; generalmente es lo mejor que llegan a escribir durante toda su vida. Un abrazo.T.M.

Fernando dijo...

Buena reseña. Dan ganas de leer el libro.

Silvia Urite dijo...

Excelente, proque en las angustias de Rama se revelan las tristezas de Estrella.
Mira yo tengo un librito por ahi que es de Capitulo que creo que se llama los gauchipoliticos o los payapoliticos trata sobre el contenido historico de las payadas en el Rio de la plata.
Un gusto leerte, siempre
Silvia

Opadromo dijo...

Creo que cuando escribes "puro empuje y garra" defines muy bien a este hombre. Un tipo admirable.
saludos

malena dijo...

Muy buena reseña, Estrella. Dan ganas de leerlo. Y me gustó tus comienzos así bien grandotes, mucha fuerza. Saludos!

Estrella dijo...

M.T.
Ya habrás visto cómo me gustan los diarios, sobre todo, de los escritores. Ahora estoy a la pesca de los diarios de Grombrowicz. Ya les contaré.

ERNANDO,
Grcias!

OPADROMO,
De esos que a uno le gustaría haber conocido.

SILVIA,
Parece un libro para jorgepayador de LLP. ¿Habrá reseña? Beso!

MALENA,
¿No queda raro?

Silvia Urite dijo...

jajaja No, era una lectura no obligatoria de la facu, de la materia Historia de los medios. Cariños
Sil

Anónimo dijo...

Estrella, perdón por desconocer tu excelente narración, como doy por descontado siempre que lo que escribes es digno de leer me olvido que los humanos necesitamos esa palmadita de empuje que te lleva a continuar superándote. Un abrazo.T.M.

María Pía dijo...

Medu, el libro al que te referís es Los gauchipolíticos rioplatenses.Lo publicó el viejo y querido CEAL, y no cre que se consiga. Leí varias cosas de Rama: el libro sobre el boom, los gauchipolíticos..., Litertura y clase social, y el que personañlmente más me gustó: La transculturación narrativa en América Latina.No sabía nada de este libro, Estrella. ¿Quién lo publicó?¿Se consigue? ¿Es escandalosamente caro? Gracias por la data. Besos
Pía

María Pía dijo...

Che, en el comment anterior metí los dedos en cualquier parte. Teclado negro...teclado de mierda!!!!

Estrella dijo...

T.M.
Sos una persona muy encantadora! Gracias.

PÍA,
Ja, vos y tus puteadas, que tanto me divertían!
No me acuerdo ahora quién lo publicó, mañana me fijo porque ahora no tengo el libro conmigo. Pero se editó hace unos pocos meses y no, no es escandaosamente caro.
Te lo recomiendo MUCHO. Yo lo disfruté habiendo leído solo uno de sus libros, me imagino vos, que conocés todos sus trabajos. No te lo pierdas.