27.10.08

Una mañana quieta

Milagrosamente, la casa se vacía de gente a las 10 de la mañana. Ésta es la mía, pienso, tengo no ya mi cuarto propio, sino mi casa propia.
Son tantas las cosas que quiero hacer para no desperdiciar ni un minuto del silencio quieto de una mañana de domingo, que después de leer los diarios a vuelo de pájaro, decido seguir con la lectura de Confesiones, de Tolstoi. Pero, ay de mí, anoche cerré los ojos con la garganta atravesada por sus devaneos existenciales y me doy cuenta, apenas veo en la tapa la silueta del viejo ruso, de que no estoy para almacenar más nudos en mi garganta trasnochada.

Miro a través de la ventana un cielo azul y limpio, entonces decido ir en busca de mis "lecturas pendientes" (esas que reservo a un costado de mi mesa de trabajo, para leer durante la semana) y me instalo en el jardín. Ya rodeada de recortes, revistas, artículos y papeles, no sé por dónde empezar, todo me resulta interesante. Manoteo un artículo, pero de reojo espío otro y otro y otro. Leo el primer párrafo de una hoja, la contratapa de un vieja revista de cine, los titulares de varios recortes. Estoy inquieta, me siento inquieta.

Me muevo para un lado y para el otro, separo algunos papeles, deshecho los que menos me interesan y los apilo a un costado, pero se los lleva el viento. Los elegidos se arrugan, se mezclan con los descartados, se vuelan.

Qué es este caos, me pregunto, de golpe. A dónde se ha ido la quietud de mi mañana.
Entonces, decido olvidar "los pendientes".
Cierro los ojos, bajo el respaldo de la reposera y escucho, a lo lejos, los pájaros que celebran el silencio de una mañana quieta.

29 comentarios:

Stella dijo...

Maravillosamente descripta la situacion, Estre!
Me pasa a mi tambien. Es tanta la felicidad del silencio y la "casa para uno" que, si no tenemos cuidado, se nos pasa el rato sin poder disfrutarlo!

Un beso

José Soriano dijo...

Estrella,
La alegría y el placer de escuchar la naturaleza alrededor, en paz, es incomparable.

Yo, por fin de regreso, cociné para la familia y luego de la siesta, merecida, salimos a remontar barriletes en familia, con mi hijo, Laura, con Milo, mi nieto y su pequeña tía de cuatro años la preciosa Anahí.

Frente al río logramos encadenar tres, uniendolos y llevándolos arriba, siempre arriba...

Un momento maravilloso en que en familia la pasamos disfrutando y mirando juntos la inmensidad mientras nuestras cometas-como le decimos en Perú- bailaban marcando el compás de ese momento de alegría en familia.

Que tenga un buen principio de semana.
fraterno
js

Koba dijo...

Muy buena elección Estrella, nada como descansar y disfrutar de la naturaleza. Feliz comienzo de semana.

Yoni Bigud dijo...

Sabia decisión. Y las decisiones sabias siempre requieren un proceso que, en sí mismo, tampoco es una pérdida de tiempo.

Un saludo.

La herida de Paris dijo...

Yo enduve todo el fin de semana buscando un tiempito para sentarme a escribir, y recién pude esta mañana de lunes. Descansar es un arte difícil.
Saludos y buena semana.

Ángel eléctrico dijo...

Hermoso, poder "dejar" y disfrutar otras cosas...
Dos cosas: 1. Muy posmoderna su postura hacia la lectura: miles de fragmentos (aparentemente) sin concexión (pero, al fin de cuentas, todo relacionado).
2. (más bien en tono de interrogación): la lectura de los diarios de Tolstoi surgió de la charla de Casas en la cadencia del asunto?
Buen inicio de semana querida Estrella!

El Caballero de la luna dijo...

A veces la mejor lectura, o la más urgente, por no decir la más necesaria, es la que se hace hacia adentro.

Ajenjo dijo...

Y, si. Digamos que la mañana de ayer estba ideal para un sueñito al sol :)

beso
A

autormat dijo...

Linda entrada pastoral. Buen momento para irse al campo, llevar 50 libros, eliminar celular y olvidar computadora.

Estrella dijo...

STELLA,
¿Tenés alguna mañana quieta, con tanto hijo dando vueltas por ahí?

JOSÉ,
Me alegro por tu buen domingo, con la preciosa Anahí y los cometas. Ahora sí podremos encarar una semana ¿llena de sorpresas? Ojalá que, por lo menos, siga el cielo azul, los lapachos en flor y la promesa de las flores azules de los jacarandás.

KOBA,
Anoche, en la mesa, ¡hablamos de vos! Es que mi hija entra en tu blog (silenciosamente) y como es más hábil que yo para los asuntos del ciberespacio, ya ha tomado nota de tus enseñanzas. ¿Quién es koba?, preguntó alguien por ahí.
Buena semana para vos!

YONI BIGUD,
Creo que me paralizó tanta información, había acumulado por demás, entonces, distraídamente, opté por el silencio y por el sol.

HERIDA DE PARIS,
A veces uno espera el lunes, porque los fines de semana las casas salen de ritmo y no se puede más que disfrutar de lo que hay.
Supongo, entonces, que habrás publicado en tu blog. ¿Con qué me encontraré? Qué bueno!

ÁNGEL,
Se ve que tenemos una misma línea de pensamientos, ángel. Porque mi intención, cuando me puse a escribir este post, era hablar de estas lecturas "fragmentadas", de los recortes que no va haciendo con párrafos de aquí y de allá. Pero se me hacía muy largo el relato, y decidí quedarme ahí. Queda pendiente, entonces, las cuestiones de las lecturas posmodernas.

En cuanto a los Diarios de Tostoi, confieso que me entusiasmó primero Flavia, de LLP y después, sí, Casas, en La Cadencia... pero fui a comprar los Diarios y son muy, pero muy caros. Entonces me conformé con este Confesiones. Como el mes que viene cumplo años, confío en que alguien (más bien, varios) me los regalen.
Buena semana para vos, Ángel!

CABALLERO,
Verdad, verdad. Y me quedé contenta. Mientras tanto, ahí sigue la pila de "pendientes"...

AJENJO,
Puro placer!

AUTORMAT,
La computadora ocupa mucho tiempo, las horas vuelan mientras uno pasea de un lugar a otro.
¿Cincuenta libros? Ojalá!

de mayúscula a minúscula dijo...

uno se olvida de lo simple que es la cosa, tan acostumbrado, cada uno por su historia, a no permitirse automáticamente esos momentos milagrosos

Esperando la carroza... dijo...

no hay nada mas lindo que estar al aire libre escuchando los sonidos de la naturaleza... y si es de noche, mirar las estrellas, y perderse en sus formas espectaculares...

La candorosa dijo...

Detenerse un momento, a celebrar la vida... escuchando el sonido de la naturaleza, es placentero de verdad!!

Saludos!!!

no tan iguales dijo...

Me estaba poniendo nerviosa de a poco, hasta que llegó el remate que esperaba: yo también hubiera guardado todo y disfrutado el rato de silencio interior (los sonidos de la naturaleza no cuentan).

Wonder dijo...

Estre, te recomiendo usar el plato de las tostadas o la taza vacía del café con leche de pisapapeles.
Te juro que resulta!!!! Pero, obvio, tu elección de tirarte al solcito fue lo más.
Besos.

Angie dijo...

Fue la mejor eleccion, como ya han dicho los amigos. Y creo que te tenes que dedicar mas a escribir, lo haces muy bien.
Angie

Estrella dijo...

DE MAYÚSUCULA,
Y no sabés qué bien la pasé!

ESPERANDO LA CARROZA,
Y ya pronto llegan las noches de verano...

CANDOROSA,
Ahora quiero más...

NO TAN IGUALES,
Ja!, si me hubieras visto entre el revoltijo de diarios y papeles.

WONDER,
¿Cómo no se me ocurrió? Gracias, mujer maravilla.

ANGIE,
Gracias, vos porque sos buena!

malena dijo...

Jaja, es que a veces buscar algo "productivo" o "pendiente" para hacer vuelve tensa la quietud del domingo. Voto siempre por tu resolución final, así se disfruta.

Y ese picaflor me representó la quietud en plenitud, buena elección.

Buen martes, Estrella!

La condesa sangrienta dijo...

A la hora en que a ud. se le vacía la casa, a mí se me llena y por momentos añoro el Cuarto Propio de la Woolf, sólo por poder escribir o administrar mis silencios.
Pero asuntos pendientes para una hermosa mañana de domingo...jamás!
Aunque, ¿ve? si ud. no escucha a su propia naturaleza, es la misma Naturaleza quien establece el orden al volarle los papeles y obligándola a cerrar los ojos para dictarle un bello post.
Beso.

Estrella dijo...

MALENA,
"La quietud en plenitud": perfecto. Sin "inquietudes", que era lo que esa mañana estaba buscando. (Mientras vos estabas acá, yo andaba por tu blog, leyéndote... pero me retiré sin decir nada, porque volví a elegir el silencio y la quietud).

CONDESA,
Es que, usted me comprenderá, cuando de golpe toda la casa es de una, me desbordo: quiero hacer todo... todo lo que me gusta, claro. Nada de "pendientes" como arreglar un enchufe, ordenar cuentas o lavar las cortinas. No, no. Pero se ve que esa mañana estaba para la inactividad total, saboreando el silencio, como un lagarto al sol (con mucho protector).
Gracias, condesa!

La condesa sangrienta dijo...

jajja es cierto! también me pasa y me siento como un niño en un kiosco de golosinas con libertad de elegir.
Ante tanta oferta, y en el afán de consumir mucho de todo, capaz que me lleno la panza con un paquete de mentitas...ay!

CLAUDE dijo...

Si repentinamente entra un hombre con un cuchillo, significa que algún escritor despiadado está soñando un crimen. ¿Qué sentido tiene este comentario? No sé, me acordé de un cuento de Cortazar sin llegar a recordar su nombre.
Me encantó este post.

Anónimo dijo...

Querida Estrella, grandioso poder disponer de un día para uno y disfrutarlo así debajo de los rayos del sol y con los pajaritos revolotendo alrededor y el perfume de las flores ensoñando nuestra conciencia.-
Yo en cambio, estando sola; permanecí leyendo los diarios que intercambiamos con los vecinos. Traté de arreglar la compu (parece que logré hacerlo) entré a
vuestros blogs e intenté contestar el correo atrasado.- Esperé el llamado de mis hermanos. Quise empezar a leer un nuevo libro pero cuando fuí en su busqueda patiné desde el living hasta el comedor y caí. Conclusión: NO siempre resulta bueno estar sola.-
Un abrazo grande y le doy una idea publique su caja de ahorro que seguro que entre todos poniendo un poquito llegamos a que pueda comprarse el libro que tanto quiere
No creo que nadie me mate por la idea. T.M.

Marcela dijo...

¡Qué lindo, Estrella! Coincido con Angie en que tendrías que dedicarte a escribir más ya que lo hacés excelentemente bien! Me encantó tu post y la imagen ilustra perfectamente el clima. Beso.
Marcela

Horacio dijo...

uh, qué casualidad

vos mencionas "confesiones", y yo acabo de hacer un blog sobre confesiones donde nombré a tu blog!!!

a qué número habrá que jugarle??? :P

Estrella dijo...

CONDESA,
Cosas de la vida moderna, demasiadas elecciones, hasta en el kiosco! Saludos, condesa!

CLAUDE,
No sé a qué viene ni recuerdo el título del cuento de Cortázar, pero tu comentario también me gustó.

T.M.
Ja! faltaba más, ya harán una vaquita entre los de mi familia,q ue bien numerosa es.
Cuidate, mujer, ¿estás bien?

MARCELA
¡GRACIAS!

HORACIO,
A verrr... voy para allá.

De Lirium soy dijo...

Hermoso Estrella. Te imaginaba en ese revuelo de papeles y luego dejándote llevar por las fuerzas de la naturaleza al reposo. Un beso

Mascaró dijo...

Estrella, como aficionado a los pájaros: ¿cuál es ése?. No es claro, un picaflor, como dice Malena: son más pequeños y no detienen nunca su vuelo.
Y, ¿dónde se sacó la foto?, porque ese pájaro no existe en las cercanías de Buenos Aires.
Por lo demás, claro, te envidio.

Estrella dijo...

DELIRIUM, MASCARÓ:

Muchas gracias por pasar.
No saqué yo esa foto, la saqué de Internet, ¿no es linda?