30.3.09

Una canallada


El sábado a la mañana escuché en el programa de radio de Ernestina Pais, Salgan al sol por la Rock & Pop a Laura Pardo, una especialista en análisis del lenguaje en medios de comunicación visual. Hoy parece que está de moda -dijo- poner en pantalla a los freaks, a los enfermos, a los pobres, a los que se muestra casi como curiosidades de circo.

Y es cierto, pensé. Se los expone de tal manera que solo se exhiben sus pliegues más miserables y aterradores porque, se sabe, eso es lo que golpea. Pero lo que se esta mostrando no es "la realidad" sino una edición obscena de la realidad.


¿Somos nosotros, espectadores, capaces de leer en esta clave la actualidad televisada? ¿Tenemos la suficiente información offtv como para desmenuzar lo que recbimos?

Detrás de esta espectacularización no hay otro interés que el de ganar y ganar, ¿acaso podría pensarse que pueda haber otra intención?

Si bien todos sabemos que el objetivo de los medios no es educar (para eso está la escuela, la familia), tienen, como todas las partes de una sociedad, una enorme responsabilidad en los contenidos de lo que emiten.

Sábado a la noche.
Apenas termina el partido de argentina empieza un nuevo programa del nefasto Chiche Gelblung. Además de la gran diva, emperifollada en un vestido de gasa rosa-bebé, el tema de la noche es el siguiente:

¿Con qué sistema estarían de acuerdo los argentinos si se aplicara la pena de muerte?
¿Hay opciones?
Sí, hay opciones: guillotina, horca, silla eléctrica o inyección letal y cada opción tiene su jueguito que la representa, una sillita, una horquita mini, una guillotiniiiita muy simpática y una jeringa. Con esas preguntas y los juguetes en la mano, el notero sale por la calle; no quieran saber las respuestas recogidas.

¿¿Se puede ser tan canalla??

¿Qué dicen de esas actitudes las Escuelas de formación de periodistas?
¿Hay conciencia del tipo de espectador que se está construyendo?
Los medios, como parte de la sociedad, ¿no son también responsables de contribuir a la transformación social que tanto necesitamos?

Si de mí dependiera, convocaría a los mejores especialistas en comunicación, a los pediatras, psicólogos, filósofos, pedagogos y docentes más capacitados para que me dijeran exactamente que produce en el espectador medio esa estetización y banalización de ciertos temas, como los que se tratan, por ejemplo, en los programas de Gelblung, en los noticieros, en los de entretenimientos o en los del tipo de Policías en acción.

En épocas de auge de las alianzas y las redes, ¿no será posible que empresas y medios trabajen juntos para cambiar la calidad del discurso televisivo? Hay tanto flujo de talento y de conocimiento dando vueltas por ahí, ¿por qué los medios no pueden capitalizarlos en aras del bien común y no sólo el de sus bolsillos?

Los que quieran contestarme que apague la televisión, no se gasten. La televisión está, la prendamos o no. Quizás tenga razón Tomás Abraham y la asignatura "Lectura de la actualidad" sea imprescindible en el sistema escolar.




35 comentarios:

Maria Rosa dijo...

Hola.
Primera vez por aquí.

Yo creo que lo peor de esto es que se terminó la creatividad en todas sus formas.

Solo son repeticiones de un mismo tema, y es, además, ver cual de todos ellos los hace cada vez más y más freaks, mas banal, mas hueco, y sobre todo más chocante.

Hasta los noticieros se han transformado en función de esto, ya no informan ... "opinan" y cómo!!!

Un abrazo

Indis Creta dijo...

Estre, me estoy acordando mucho de vos. Mi conexión a blogger es desastrosa!
¿La tuya mejoró?


Yo creo que no es posible, lamentablemente, una alianza para cambiar el discurso televisivo. Simplemente porque este discurso, es el que vende. No hay muchas vueltas.

Yo me doy cuenta que, aunque uno no lo quiera, van cambiando la cabeza de la gente. Lo que antes nos parecía bochornoso, ya lo vemos tan seguido en la tele, que nos acostumbramos.
Es una lucha constante, los valores perdidos cuesta recuperarlos. Y los mas perjudicados son los niños y los jóvenes. Porque nosotros, mal que mal, ya estamos hechos. Pero ellos no. Están en formación, y son permeables a todo lo nuevo.
Entonces una cría hijos que pasan a ser el bicho raro del grupo, y solo porque tienen valores- Y no te hablo de graaandes valores extraños. No, no, los mas sencillos y básicos, como el respeto por la vida, el respeto por la gente, la solidaridad, el compromiso...

Un beso!!

Gamar dijo...

La TV educa. Nadie puede decir lo contrario. pero no se la hace con esas miras, ni mucho menos.
Igual que un espectáculo de teatro, del estilo que sea, de circo o callejero, busca rédito.
Cuando Tinelli hace un programa retrógrado y logra record de audiencia, es bastante obvio que un empresario que quiere obtener ganancias lo repita o siga aumentando la apuesta sobre eso.
Tan evidente es que la gran masa consume ese tipo de circo, que en 90% de los programas, hasta en los penosos noticieros, se habla, se pasan fragmentos y se discute sobre ese programa.
Ningún empresario va a ir en contra del negocio por pensar en el daño que se produce en el público. Ësa es función del estado y ya sabemos que el actual está ausente en todo tipo de controles, excepto, en el que le de rédito, como los recaudatorios.
O sea, que detrás del capitalismo salvaje se enfilan la gran mayoría de los males sociales de la actualidad.
Saludos, o debería decir Chau, chau, chau, chauuuu.

Juli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juli dijo...

Creo que la TV local viene haciendo desde hace años un trabajo, que en los últimos tiempos dejó de ser de hormiga para ser bochornosamente alevoso, en pos de idiotizar a la gente.
Y no es que la gente no quiera ver buenos productos (cuando se hizo Algo habrán hecho,por ejemplo, el público respondió), sino que, como dice Indis, nos acostumbramos a ver cosas que en otros tiempos nos hubieran hecho apagar el aparato.
Creo que la alianza que proponés no es posible simplemente porque a quien debería interesarle no sólo no le interesa, sino que no le conviene.
El modelo televisivo actual, que reparte sus horas entre escándalos de pseudo vedettes de turno, y programas como Operación triunfo, Gran hermano y demás (cuyos participantes terminan conduciendo programas de TV, viajando por el mundo y en algunos casos hasta compartiendo escenario con gente realmente talentosa) el mensaje que lleva a los jóvenes es que lo importante es salir en la tele como sea, porque eso permite ganar mucho dinero con poco esfuerzo, y lo que es "mejor" en forma inmediata, y que para ello no es necesario estudiar ni formarse.
Y no hay nada más conveniente para políticos y grandes empresarios que un pueblo ignorante, no?
Lamentablemente, como dice Indis, los valores perdidos cuesta recuperarlos.
Y creo que nosotros, en ese tema, vamos de mal en peor!

Muy buena reflexión, Estre.
Un beso!

lexi dijo...

el año pasado me lo pasé escribiendo mails a ese tipo de programas, incluyo otros en los que los chorros van de paseo con el periodista mostrando cómo lo hacen mientras el "periodista" se hace el fierita caminando con el chorro y pidiéndole más data al respecto.
o esos donde solo muestran a los pibes jalando poxy, para enseñarles a los que no saben cómo se hace, "La liga" x ejemplo, etc.
estoy muy de acuerdo con vos estrella, además hay programas en el horario de chicos con escenas para adultos "Casi ángeles", cualquiera!!!!
se lo prohibo a mi hija y toda la escuela lo ve, una psicopedagoga me dijo que eso por ejemplo adelanta la primera menstruación!
salió desorganizado mi comentario, pero me da tanta o más rabia que a vos!



abraxo!

Juanma dijo...

En fin, ya veo que por aquel lado del océano el panorama es tan deprimente y lamentable como por este lado.
Así nos va....

Besos.

el Lord dijo...

Qué tema, Estrella. Para no quitarle espacio a otros invitados a tu blog, sólo diré que:

a. Lo que tan enfática y justamente señalás no es algo privativo de la Argentina. En la mayoría de los países llamados occidentales sucede lo mismo. Tómese como ejemplo a la televisión italiana, controlada por Berlusconi. Es el triunfo de la basura deliberada, concebida para ser tal como es. Cuanto más tóxica, mejor.

b. El reclamo para que los medios cumplan una función más digna es tan antiguo como los medios y siempre ha fracasado. Un ejemplo extremo es la guerra de Cuba, que Hearts literalmente inventó a través de sus diarios y que terminó involucrando al gobierno de USA en un conflicto armado que ni Estados Unidos ni España buscaron, menos aún Cuba, la gran víctima.

c. La degradación permanente e irrefrenable de los contenidos no responde a ningún plan diabólico, pero sí a una necesidad situada más allá de los propios medios. A fin de comprender la miseria moral de diarios, revistas, radio, tele y cine (por ahora, internet va salvándose) lo mejor es llevar el análisis al sistema económico y político dominante, que no sólo permite la expansión de esa miseria moral, sino que también la necesita.

Wonder dijo...

El término "realidad obscena" está muy en boga.
Lo escuché varias veces en boca de ciertos comunicadores que se refieren a la realidad informativa o del entretenimiento, p.e., se dijo que la peli "Slumdog Millonaire" mostraba la realidad de una manera obscena.
Me molesta mucho cuando esas frases se ponen de moda.
Como sea, mi preocupación apunta siempre a lo mismo: Vos, yo y unos muchos más, podemos discenir entre el pescado podrido y el bueno. Un punto de vista nefasto no va a limitar mi visión de la realidad.
Pero... ¿y la gran mayoría?
La gente no es idiota, lo sé, pero la falta de educación idiotiza.
Y cada vez hay más jóvenes y niños permeables y sujetos a esa idiotización cada día más masiva y fácil de conseguir y asimilar.
Me puse muy seria... mejor sigo hablando del pollo.

Conocido de la vida dijo...

Hacé de cuenta que los programas de televisión son una mercadería que se vende. La producción, y todo lo que hay que hacer para que ese programa esté en el aire, es la inversión que hacen los canales o las productoras y que después le venden a los auspiciantes con su respectiva ganancia. Los auspicianates pagan mas o pagan menos el minuto, según el rating que tiene el programa.
La mercadería (programa)va a estar orientada a lo que el público quiere ver, morbo, violencia, sexo, todo lo que de rating. En definitiva creo que el problema está planteado al revés, los programas y la tele no tienen la culpla, la culpa la tiene el consumidor, que por el motivo que sea "pide" esa berretada. El motivo, seguramente, sea falta de educación.

Mensajero dijo...

Por lo pronto habría que comenzar con la condena social a ese tipo de periodistas.
Cuando van a comer afuera abuchearlos.
Los anunciantes también son responsables por apoyarlos, pero si la condena social es muy fuerte, no querrán dejar sus marcas pegadas a ellos y perderán apoyo económico.
Recuerdo a Di Guglielmo, un caballero que programaba con cierto límite en el canal 13 de los 90.
Pero en la era Suar lo llevaron a Tinelli y a Gelblung...

pepepalermo dijo...

Mirá Estrella el combo es

a)Sistema escolar deficiente: (trae docentes mal pagos, instalaciones peores, educación pública para pobres y privada para privilegiados).

b)Atención de la salud convertido en deficiente atención de la enfermedad (viene con obviamente profesionales de la salud mal pagos, instalaciones e insumos para que te cuento, provisión de medicamentos veremos)

c)Servicios públicos: se puede optar entre varios servicios deficientes, desde el trasporte público hasta el cuidado de los espacios públicos.

Obsequio especial: TV “Bosta televisiva” (se deben cerrar las ventanas o poseer mosquitero para encender el televisor).

El orden de los factores no altera el producto, todo sale con fritas.

Fogel dijo...

Hola Estrella, nomás que ando dando vueltas y te dejo un saludo. Beoso y suerte!

WaitMan dijo...

Bueno, tiene que haber alguien que no esté del todo de acuerdo...
Y hoy me tocó a mí.

Sinceramente, no vi el programa de Gelblung. No miro a Gelblung, de hecho. Es más... no miro tele. Pero ese es otro tema.

Según mi punto de vista, Estrella, -y a diferencia de lo que muchos creen- la televisión va detrás de la tendencia que marca la sociedad, y no a la inversa.
Los medios, con la ayuda de múltiples encuestadores, tienen quizás la habilidad de tomar las ideas que están volando en el ambiente, para luego meterlas dentro de una multiplicadora de emociones, y finalmente rociar el mundo con lo que el mismo mundo siente.
Y así, una gran parte de la población se siente representada.

Lamentablemente, los espectadores se construyen a sí mismos.
Lo único que hacen los medios es intentar representar las ideas de la gente, y luego aprovechar esa complicidad para venderles jabón en polvo o yogurth bajas calorías.
Pero no nos confundamos: la gente no es llevada por los medios. La gente va sola.

Yo creo que el periodismo de hoy no es la carrera ética y objetiva que fue. Yo particularmente leo un diario como quien lée un aviso publicitario: pensando "mmm.. qué me quieren vender con esta nota"

saludos

filo dijo...

Hola Estrella!
Hace unos días ví a un canalla disfrazado de periodista entrevistando a un bailantero. El bailantero Pocho laPantera, le contaba de una manera impensada en pleno S.XXI sus épocas de fiolo,y cómo compraba y vendía chicas, y cómo éstas eran bravas y algunas hasta se le escapaban!! Largando Róña(Rolando Graña) tiraba de la cuerda y preguntaba y se regodeaba, y yo pensaba desde la cucarachita le deben estar diciendo seguí seguí que mide bien.!!! Y me dio un profundo asco, me enojé, y me pregunté porqué hay que llegar a tanto, porque vende? no compro, paso!
Besos Estrella!

Paula Dananfer dijo...

Yo soy Licenciada en Comunicación con orientación en Procesos Educativos y puedo decirte que estoy totalmemte de acuerdo con la necesidad de una educación en medios.
Lo primero que tenemos que tener en claro en cuanto a los medios es que ellos re-presentan (vuelven a presentar), construyen una imagen del mundo, no son como se suele decir, ventanas abiertas a él. Los medios se construyen a sí mismos como mediadores entre el universo y nosotros. Hoy en día es evidente que el conocimiento está cada vez más mediatizado, pues es muy poco lo que conocemos teniendo contacto directo, de fuente propia, sino que gran parte de lo que sabemos nos llega a través de los medios. Es por esto que es imprescindible una educación en medios: ellos construyen una imagen del mundo a partir de la cual nosotros construimos la propia, esto quiere decir que los medios modifican nuestra relación con el conocimiento y con la forma de pensar el mundo. Los medios son agentes activos en los procesos de representación de la realidad y es por esto que es necesario que sean leídos también de manera activa.
Estamos en una sociedad que algunos llaman “Sociedad de la Información” o “del Conocimiento” pues los sistemas de comunicación y el flujo de información representan una parte absolutamente vital para la actividad social, económica y política. Esto quiere decir, que cada vez más nuestra vida está atravesada por los medios de comunicación. Los medios tienen un poder inigualable en cuanto a fijar prioridades, es decir definir la agenda (de qué se habla), establecer el cómo se habla de lo que se habla, o sea, construir sus propias versiones sobre los hechos.
Lo más importante, es la ilusión de naturalidad que los medios otorgan a sus construcciones, como si sus representaciones en realidad no fueran tal cosa, sino que formaran parte de la manera de ser de las cosas. Frente a esto, hay que oponer el principio de no transparencia de los medios y leer de manera activa y espíritu crítico su construcción discursiva

Carlos Gatabria dijo...

Tanto en tu post, Estrella, como en la mayoría de los comentarios se aprecia una parte de la verdad.
Comparto particularmente la posición de el Lord en su último párrafo.
También es cierto que los buenos programas tienen, han tenido y tendrán audiencia (televisiva, radial, gráfica), el problema es de número, de cantidad.
No son los medios los que generan ignorancia o estupidez, "sólo" se aprovechan de ella.
Si queremos mejorar (nunca erradicar) lo único (?) que hace falta es elevar y dignificar el nivel social de la población, pero aún en países con buen standard de vida se pueden ver la explotación de la pornografía, la escatología y la obsenidad.
En fin, que estamos en el horno.

Koba dijo...

Coincido mucho con lo que dijo WaitMan, si presentan esos programas es porque la gente los consume. Es lamentable, pero es así. Y en todos lados, por ejemplo en UK hace días una chica vendió su agonía y posterior muerte por televisión.

Y perfecto lo que dijo PepePalermo, la educación se cae a pedazos, no solo es la falta de infraestructura y salarios bajos (¿no siempre fueron bajos?), sino que los maestros han perdido el nivel de excelencia de años anteriores y tampoco existe el respeto del alumno hacia el maestro de antes (los padres son grandes culpables de esto por supuesto).

Estrella, yo no te voy a decir que apagues la tele, pero sí que ¡cambies de canal! Hay muchísimas cosas interesantes en el cable. Un beso

PD: te aviso de un par de errores de tipeo: "especialesta" y "ojetivo".

Estrella dijo...

MARÍA ROSA,
Bienvenida, entonces.
Estamos de acuerdo, entonces. Los noticieros: en Telefpe, creo, pasan como micros de asesinos todos los días, y lo que es peor, dramatizan las escenas más violentas, por lo menos, es lo que me tocó ver un mediodía. Esta vez no era un asesino sino un violador. Pues entonces recreaban la violación con dos actores, supongo yo. Esto también es una canallada.
Gracias por tu vista!

INDIS CRETA,
Mi conexión es más que desastrosa, ya no sé qué hacer. Puedo entrar bien a muchos blogs, pero no a los de Blogger. Qué pasa??

Con respecto al tema de la tema, ¿cómo no nos vamos a ir acostrumbrando si convivimos con ella? Pensá en esto que ha hecho el canalla de Chiche G. ¿Acaso él no puede decir: "epa, yo esto no lo hago, es una bestialidad". Podría, por qué no. El tema es que no quiere, porque lo único que le interesa es seguir ganando mucha platita.

GAMAR,
Cierto que el Estado está ausente. Pero, ¿todos necesitamos de una papá que nos venga a decir "eso no se hace"? Por eso me pregunto qué dicen en las Escuelas de Periodismo.

Un maestro, un médico... hacen lo que tienen y deben hacer, no lo que pueden porque nadie los mira. O al menos así debería ser, ¿por qué no los dueños de los medios? Son tan responsables comoo todos.
Chau, chau, chau chauuu y gracias!

JULI,
Nos vamos acostumbrando, como si la piel se nos fuera endureciendo, entonces cada vez se necesitan golpes más fuertes para que reaccionemos, para que algo nos llame la atención.

Sé que la alianza que propongo no le interesa a nadie, Juli, por eso creo que debemos trabajar mucho en ese punto: ¿por qué no les interesa? ¿no son ellos parte de esta sociedad a la que tanto critican? ¿dónde cabe su responsabilidad?

Hay que trabajar sobre la conciencia de cada uno desde... ¡jardín de infantes! Somos partes de un todo, si nuestra contribución es basura, viviremos en la basura.
Gracias, Juli!!

LEXI,

Yo también he mandado mails a progrmas de tele o radio y siempre te contestan lo mismo: si no te gusta, cambiá de canal y bla bla. Nunca nadie me dio una respuesta inteligente.

La liga: Matías Martin haciéndose el simpatico con un pobre pibe pasado de merca. Detestable.

Qué bueno, lexi, compartimos el mismo enojo!

JUANMA.
¿Allá es así? No creo que tanto...
Saludos!

LORD,
Pero el sistema económico y político dominante está formada por hombres, ¿no hay entre todos ellos algunos que peguen el grito? A veces siento que somos tan cómodos, hacemos la plancha y hacia allá vamos, hacia donde nos lleve la corriente. Es así, se dice: pues que no sea!

Ah! si yo fuera dueña de algún medio... si tuviera mucha plata, las cosas que haría. No sola, claro, sino con la CANTIDAD IMPRESIONANTE de gente maravillosa de este país. Hay muchos, ¿por qué no alcanzan?

Disculpen si sueno ingenua, les aseguro que no lo soy.

Gracias, lord.

WONDER,
No me parece que esto suceda con Slumdog Millionaire, para nada. También leí varias críticas de ese tipo, pero empecemos por acá: Slumdog es una historia que se nos cuenta, lo que nos llega está mediatizado por la ficción, no es lo mismo que ver en la pantalla al chico que vive acá a la vuelta meta aspsirar pegamento.

Y como dijo alguien por acá arriba: la tele, cuyo objetivo no es educar, termina cubriendo el rol de la escuela y de los padres, por la situación económica de muchos hogares. Hay una gran responsabilidad ahí.

¿¿Estuvo divertido lo del pollo, no??
Beso!

CONOCIDO DE LA VIDA,
Entiendo perfectamente lo que decis, el punto es que yo no creo que el público QUIERA ver morbo, violencia, sexo: se lo meten de prepo, de una manera tan atrapante, que el que se resiste es a fuerza de voluntad o de asco.

Para mí sí la tele es culpable. Muy culpable.

Me gusta coonversar de estos temas con vos!

MENSAJERO,
Ojalá pasara eso. Sabés de mi profundo deseo: encontrarme un día en un ascensor con Tinelli, Chiche o el dueño de algún canal, apretar el STOP y decirles unas cuantas cosas. No lograría nada, pero me daría el gusto.

PEPEPALERMO,

Perfecto el combo, pepe. Y todavía tenemos que pagar por él. Ni siquiera sale con fritas: es mentira!

Gracias!, muy bueno.

FOGEL,
Bienvenido! Pase, nomás...

WAITMAN,
Aunque no veas tele, la tele está, la ve todo el mundo, es parte de nuestra vida.

Los medios, con la ayuda de especialistas, se reúnen para ver de qué manera se agarra al televidente de las pelotas, cosa de que sea imposible que cambie de canal. Si después uno, cansado, harto, después de un día de laburo se queda prendido mirandoo una boludez, resulta que uno es el berreta que QUIERE ver eso. No, no quiere, se lo encajan y se lo encajan y se lo encajan...

Para mí son los medios los que construyen el tipo de lector, espectador u oyente que quieren, si así no fuera, no existirían distintos públicos. Lo más fácil es tomar todo, entonces nivelo para abajo y voy con aquello frente a lo que nadie puede resistirse: el morbo, el chisme, la dramatización del violador, la banalización de la violencia.

Un asco.

Graicas, waitman, está bueno intercambiar opiniones.


FILO,

Ese es otro canalla. Cuando lo veo en algún canal no me alcanzan los dedos para apretar el control remoto y pasarlo de largo. Y otod ellos se hacen los compungidos, los que les importa lo que le pasa al otro, ¿¿quién les cree?? Yo no.
Filo, qué suete que no comprás, yo tampoco! Gracias.

PAULA,
Antes de contestarte, quiero decirte que estoy intentando entrar en tu blog pero como ando con problemas no lo logro, parece chiste, pero la compu se empaca cuando clikeo ahí.

Qué interesante lo que decís, Paula. La tele no es el mundo pero se vende como si lo fuera, por esa cuestión de la ilusión de la naturalidad de la que hablás.
Por eso es importante, como decís, buscar información en otros lados, mirarla en clave televisión, saber qué vemos cuando vemos.

Muy bueno tu comentario, ya se lo estoy mandando a unos amigos con los que siempre discutimos el tema. Vos lo decís mucho mejor que yo, por algo sos experta.

¿Dónde trabajás, Paula?

Gracias, de verdad!

Colo dijo...

Hola Estrella, coincido con vos...

Por eso debemos formar a nuestros hijos... desde niños con un pensamiento crítico para que logren diferenciar la verdad de lo que nos cuentan, o al menos escuchar y leer distintas fuentes.

De ellos ya no podemos esperar cambios...

Saludos

Estrella dijo...

CARLOS,
Sí, estamos en el horno. Aun así, no pierdo la esperanza en que las cosas cambien. Insisto con el asunto de la gente más que maravillosa que tenemos en nuestro país. Si alguno de ellos llegara hasta las posiciones de mando... apuesto a que se podría demostrar que no es cierto que otro tipo de televisión no es posible.
Saludos, Carlos.

KOBA,
Es que la cosa va más allá de ver o no ver tele. La verdad es que no miro mucho, salvo algunos programas políticos. Pero sí veo los avisos de los programas, las publicidades en los diarios, el zapping... aunque no quiera me entero igual.

El programa de Chiche empezó justo después del partido del sábado. La verdad es que me quedé ahí porque no podía creer lo que pasaba. Insisto, plantarse en un programa no quiere decir adherir a él, se puede mirar mientras se dice: "qué porquería es esto".

Ay, koba, soy un desastre tecleando. Como además estoy con problemas con fibertel, en cuanto pesco señal empiezo a escribir a mil por hora. Te sorprenderías si me vieras. Pero claro, me salteo la mitad de las letras o las doy vuelta disléxicamente. Pondré más esmero, koba. Y gracias por avisarme!


COLO,
Tanto tiempo!Totalmente de acuerdo.

filo dijo...

Coincido con que el problema es de fondo, pero quién espera algo de la escuela, quién del gobierno? quien de algun político? ,quién de algun periodista.?
Soy de las que pone todas sus fichas en su casa, en su entorno, luego éstos iran repicando,sus valores,sus ideas, sus formas. Pensar que la televisión pueda enseñarme algo es de una inocencia impensada, sí que los espectadores se construyen a sí mismos, más que eso, el ser humano se construye a sí mismo pero no frente a un televisor precisamente.
Desata pasiones el tema Estrella, pero creo que echarle la culpa al televisor es como mirar para otro lado. Y me quedo pensando en lo que dijo Waitman "yo creo que el periodismo de hoy no es la carrera ética y objetiva que fue", de quien o de quienes hablará?.
Besos Estrella!

Mickey dijo...

Toda teoría de dominio de los medios sobre su audiencia tiene dos niveles de interpretación:
- el más básico, es que quienes manejan esos medios son muy inteligentes, y nosotros, su audiencia muuuuuuuuuuuuuuuuuuuy tontos (usaría boludo, pero quiero darle un toque intelectual).
Digo, nadie puede negar que Crónica de algún modo espectaculariza el crimen; pero a su vez no se puede negar que el crimen existió. Y el 99,99% de la audiencia más o menos, tenemos bien claro esto, puesto que nos hemos educado en ese sistema información.
- el más profundo, ignora que la base de la comunicación es un intercambio. Siempre. Siempre.
Y además ignora que, los canales de TV están más inteesados en hacer plata.
Para hacerla (a la plata) es mejor invertir poco, y en vez de tratar de convencernos de vaya a saber que cosas, mostrarnos lo que queremos ver.
O sea, los medios reflejan más de nosotros, que lo que ellos pueden llegar a meternos en la cabeza, incluso con las noticias.

Yoni Bigud dijo...

Es terrible. Sí. Y se puede ser más canalla. Sí.

Eso es lo peor de todo.

Lo bueno es que existe gente que lo nota. Sí. En cierta forma estamos preparados.

Un saludo.

T.M. dijo...

Coincido con muchos de los dichos en especial por lo expresado por una experta como Paula.-
No obstante me detengo y pienso, Porqué no hace mucho tiempo, quizás apenas unos treinta años había programas interesantes para ver?.-
Creo que la educación es la base de la cultura. Desde hace unos años han proliferado escuelas y universidades de todo tipo. Basta con abrir el Sector Educación en cualquier periódico y encontrar un sin fin de ellas.
Antes para estudiar Periodismo, existía una sola Escuela por lo menos en capital. Exactamente lo mismo pasaba con cualquier otra disciplina: Publicidad, planificación y medios, como para nombrar algunas referentes al tema.-
Para poder dar clase en alguna Universidad,o escuela terciaria no solo debía recibirse en la especialidad sino además cursar dos años más para estar habilitado como profesor. En la actualidad, los mismos estudiantes son los profesores de los alumnos inferiores.-
No me extiendo más. Un abrazo.
T.M.

Estrella dijo...

MICKEY,
No creo que sea asì. Insisto, ¡por què se les puede pedir a los empresarios, profesionales, etc. que tengan una actitud de ciudadanos responsables y a los medios no? Toda comunicaciòn es un intercambio, pero si una de las partes no respeta a la otra y cree que tiràndole mierda alcanza y sobra, entonces, es un intercambio que no sirve para nada. Yo no quiero medios asì, porque estoy segura de que podrían ser mucho mejores. Y además, ganar plata.
Un saludo, Mickey!

YONI,
Más canallas todavìa? Ni lo digas.

T.M.
Está muy bueno lo que dice Paula.
o tengo ni idea cómo funcionan las Escuelas de periodisma, pero supongo que la ética será un asunto recurrente, no?

Mickey dijo...

Estrella, vos me estas pidiendo un juicio de valor o uno de situación?

Obvio, que debería haber una responsabilidad empresarial. No soy justamente persona relajada con esas cuestiones.
Pero hablabamos de nuestros medios tal como están. Que son, finalmente, empresas argentinas.

Por lo demás, esta bueno tratar de desentrañar los problemas. Pero, si usamos teorías equivocadas, estamos sonados.

Por otro lado, la energía gastada acá, me late que debería ser redirigida a discutir sobre el sistema educativo, que es en el fondo, de lo que la mayoría se queja en metamensaje.
Y en ese sistema educativo no debería incluirse a los medios de comunicación.

Estrella dijo...

MICKEY,
Puede que tengas razón y que haya que poner toda la energía en el sistema educativo. Pero ¿no te suena a resignaciòn?

No sé.

Me gustaría que alguien que esté muy metido en el tema de los medios diera su parecer. Los que manejan los medios, claro. O los empresarios que bancan esos medios.

Sí, ya sè, la plata.

Gracias, Mickey.

Paula Dananfer dijo...

Hola Estrella. Que raro que no puedas entrar al blog. La url es www.naturalezaeclectica.blogspot.com

Bueno, muchas gracias, pero tampoco soy una experta, pero al haber hecho esa orientación de la carrera implementé algunos talleres de educación en medios y ese tipo de cosas. Recuerdo que trabajamos con la película "Pink Floyd, The Wall" en un cuarto año y salieron cosas muy interesantes. Lo importante es que no trabajamos con lo audiovisual como se hace habitualmente (Miremos "La Misión" para hablar de los Jesuitas en América) sino desde una mirada analítica del discurso manifestado por el film, que en este caso particular es muy vasto para trabajar desde muchos niveles. Lo interrealacionamos con otros materiales audiovisuales, con la historia y a su vez problematizamos sobre el lenguaje cinematográfico.

Actualmente vivo en el extranjero, sigo con comunicación, escribiendo mucho sobre todo pero no muy relacionada con la educación.
Saludos y espero verte por mi blog!

Anónimo dijo...

che te cae mal ernest y chiche o la info de sus programas?¿?

Ale dijo...

un gusto leerte, coincido en todo lo expresado.

Saludos

Horacio dijo...

pero cómo van a trabajar las empresas y los medios en cambiar eso si ellos lo prefieren así???? lo que quieren mejorar es el negocio

Anónimo dijo...

Tinelli, Gelblung et al. Escándalos y mal gusto a precio mayorista. La sentencia del comisario Iván Danko (¡CAPITALISM!) en Infierno Rojo (una de las mejores películas de todos los tiempos) constituye una simplificación excesiva. Aunque la estética misógina e industrializada del culoculturismo le deba mucho a esta corriente económica.
Pero antes de putear hasta el infinito a Milton Fridman por ser uno de los culpables directos de toda esta colección, debemos considerar el hecho que resultan inofensivas frente a ciertos productos "serios". A esos les tengo miedo, mamita querida!
Tinelli, hasta ahora por lo menos, no volteó a Illia.

Ra dijo...

chice y ernestina son 2 grossos!

los que a veces dan asco son los productores de los programas, que con tal de vender hacen cualquier cosa!

Anónimo dijo...

Por hacer gala de su vulgaridad e ignorancia Gelblung cobra de Radio Mitre 150.000 pesos por mes. ¿Es culpa de Gelblung o de quien alimenta al cerdo?