1.7.10

Una tarde en el súper


Voy al supermercado, siempre resoplando porque lo odio.
La idea es volar por entre las góndolas y plaf plaf plaf plaf, tirar en el carro las cuatro o cinco cosas que sí o sí necesito. Cierto es que entro mal predisupuesta, así que cuando me topo con un señor al final del pasillo y nuestros carros se rozan, apenas me disculpo y sigo mi camino, a las apuradas. No tanto porque estoy con el tiempo justo, sino más bien para salir cuanto antes de ese lugar horrible. Pero de golpe, y en medio del perdón-perdón, siento el aliento a ajo del recién rozado. Uf, qué baranda.
Doblo en la espantosa góndola de los papeles higiénicos y me detengo junto a otro señor que está por agarrar el pack de seis rollos; el hombre levanta el brazo y ¡uf! un olor a chivo denso y agrio revolotea por el aire.
Qué olorosos andan todos hoy, me digo, justo en el momento en que un fuerte vaho a ajo se acerca por la otra punta. Así las cosas: el señor del ajo y el señor del chivo frente a la estanterías de los papeles ingratos. Huyo, como huyen los que han visto la luz mala, pero tan traicionera es mi suerte que elijo hacer la cola en el sector verduras detrás de una mujer con exceso de perfume a bergamota. Los olores se me mezclan en la punta de la nariz y estornudo y resoplo y vuelvo a estornudar.
Ya en la línea de cajas, saco el billete que huele a plata sucia, a ajo, a transpiración, a bergamota fermentada. Pago y rajo. Camino con mi escuálido carro rumbo a la salida. Como son las siete de la tarde, hay gente sobre todas las baldosas. A mi lado un chico chupetea la mostaza que va chorreando del gigante pancho que aprieta entre las manos; su hermanito come chipá, que huele como huele la mandioca. Avanza el de olor a chivo, le sigue el que destila ajo.
Por suerte, la mujer abergamotada se distrajo en el sector perfumería.
¿Seré yo? ¿Tendré un quiste en el cerebro que decidió hoy trastornar el sentido de mi olfato?
Llego a casa. Hace frío y prendo la chimenea. Al instante, un increíble aroma a madera chispeante inunda mi casa. Inspiro con todas mis ganas para reciclar el aire de mis pulmones empalagados.

27 comentarios:

Minombresabeahierba dijo...

Mire, si conociera a una mujer abergamotada seguiré célibe de por vida..

Besotes

Winter dijo...

Juas! La solución es resfriarse. Me voy riendo...
Ya sé a dónde NO invitarte! Tacho entonces: Ir de compras al super.

Cariños

Stella dijo...

Qué bien lo describiste!!
En el súper se mezclan los olores. A mi solo me molestan los de la góndola de jabón en polvo. Me mata! No puedo parar de estornudar! Y si llego a vislumbrar de lejos una bolsa rota, huyo despavorida y mando a alguno de mis hijos a buscar un paquete bien cerrado!
Bueno, también me molesta el olor a chivo...

Pero, indudablemente, el mejor aroma es el del hogar de uno! :)

Besooos

AutoeStigma-O.O dijo...

Yo tambien odio el supermercado de las misma manera... pero el tema de los olores me molesta mas en el colectivo... en hora pico... en invierno tipo siete y media de la tarde... ahi si se concentran olores... y estamos todos encerrados... me da dolor de cabeza... siempre bajo de mal humor... hasta que puedo bajar respirar el aire de frio de la noche... mi nariz se congela... se anestecia...

La herida de Paris dijo...

Escritura olfativa.

Pero cuidado que el olfato es el nazi de los sentidos.

Saludos

lucia dijo...

"¿Seré yo? ¿Tendré un quiste en el cerebro que decidió hoy trastornar el sentido de mi olfato?"

jaja, marca registrada!!! jaja, no pudiste con la tuya!

Juli dijo...

Qué tema los olores! Y es cierto que en esos lugares todos parecen más concentrados.

Yo también odio ir al super!! Una de mis grandes amigas lo disfruta muchisimo, y yo realmente no entiendo por que!
Ayer fui al Carrefour, estuve casi dos horas porque necesitaba de todo...uuuufffff!! Esquivar carritos, buscar precios, qué caras están las esponjas, quichimil marcas de galletitas y justo de las que me gustan no hay... es agotador, aburridísimo y mufante!!

Beso.

angie angelina dijo...

Mi mamá dice que cuando uno tiene el olfato muy sensible es porque anda mal del hígado. Y ella sabe de eso, tuvo hepatitis a los 15 años.

Nadasepierde dijo...

Y no te cuento cuando el olor a chivo y ajo es en el trabajo...porque no se puede salir corriendo y escaparse por la caja mas lejana!
Y del chivo, hasta empezas a desconfiar ... no seré yo que el desodorante me abandonó!!!

Está bueno llegar a casa y encontrar los aromas reconfortantes!.... menos, como decía una amiga del cuarto de sus hijos varones: era olor a rodilla (Algo asi a termino medio entre patas y...)

un beso

Betina Z dijo...

A mí no me disgusta ir al supermercado. En realidad, disfruto el paseo entre las góndolas, observando esa desmesurada y variopinta exhibición de mercancías (y metiendo lo que se puede-que cada vez es menos- en el changuito). Lo que sí aborrezco son las colas, me ponen de muy mal humor. Con lo cual, súper vacío sí, súper lleno, ni mamada.
Ahora, esa conjunción de olores nauseabundos que describís... ¿dónde te metiste, Estre?...

maray dijo...

Siempre me siento medio tarada pero amo hacer supermercado! No sé lo que pasa, debe ser una cosa ancestral de mucha hambre en la genetica mía, pero nada me agrada más do que estar así, en el super, rodeada de comidas! Hace falta muy poca cosa para la felicidad total!!

Juanma dijo...

Me hiciste reir muchísimo. Muy lindo tu relato, me encantó.
Menos mal que no pasaste por una pescadería, aunque a mí me fascinan esos olores.
Te envío un beso, Juan Manuel.

Juli dijo...

Qué buen dato el de Angie, no lo sabía. Y a veces tengo el olfato más sensible...será cuestión de prestarle atención al cuerpo, y a la dieta...

Juli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La condesa sangrienta dijo...

A veces, carecer de olfato, como es mi caso, resulta una bendición!

Yoni Bigud dijo...

No hay nada peor que los olores inoportunos. Hay sitios que no pegan con determinados aromas, íntimos y poderosos.

La compadezco por esa experiencia, y celebro la solución que le dio.

Un saludo.

jorge(el tipo ahora pregunta) dijo...

Dos preguntas:
Siguiendo a Betina Z ¿Dónde te metiste? ¡Cambiá de super!

"Nuestros carros colacionan "
"el(aliento a ajo) del colacionado "

¿Esta bien usado ese término?

Buen fin de semana. Mantenè prendido el hogar .

Estrella dijo...

MINOMBRE,
No me digas que no, hay perfumes horribles, uno, el de bergamota!

WINTER,
Super: ¡no!

STELLA,

¿El jabón en polvo? Pesadilla para vos, ¿cómo hacés para lavar los 20 kilos de ropa por día? ¿¿eh??

AUTOSITIGMA,

Qué nick tan raro...
En el colectivo, ni hablar, o en el tren a las 7,30 de la mañana en pleno invierno o a las 6 de la tarde en pleno enero.
Gracias por pasar.

HERIDA DE PARIS,

¿Estuve un poco cruel?

LUCÍA,

Viste que hay una enfermedad que hace que el enfermo huela olores horribles, glup!

ANGELINA,

Estaré atenta, pero no. Esos olores son mortales, angie!

NADASEPIERDE,

ja, la desconfianza! Mejor no hablemos del cuarto de los varones en épocas de crecimiento, su amiga tiene razón!

BETINA Z,

Es que vos lo pintás como si uno se paseara por entre las góndolas silbando bajito, a paso lento, sin: repositores en cuatro patas, mujeres apuradas, niñitos que corretean, productos que no están, changos que andan para el diablo y que nunca doblan para donde una quiere, piquetes en la góndola de los lácteos... y, como frutilla del pstre: cola eterna en la caja, mal humor de la cajera, embolsar, cargar, PAGAR una fortuna, llegar a casa y decir: "¿qué hago para la cena, no tengo nada?".

Me metí en el coqueto Jumbo, así te lo digo. Qué caro está.

Estrella dijo...

MARAY,

ja, me gustó tu relato!

JUANMA,

El olor de los camarones me gusta, el de la mujer bañada en bergamotas, ¡no! ja! Gracias, juanma.

JULI,

Atenti a todo, así es la vida. Contá las novedades :)

CONDESA,

¿Será por eso que no se te da bien las artes culinarias? :)

YONI,

¡Eso! ¡Olores inoportundos!

JORGE EL PREGUNTOÓN,

¡No! está tan pero tan mal que ahí lo cambié! Gracias!

Estrella dijo...

ANÓNIMO,
Gracias, estoy grave, y lo peor, fue cotejar con el rosado, pero del rocío que cae por las mañanitas. Ya me parecía raro, pero cuando mi autoestima cae, todo es posible. :9

La podredumbre dorada dijo...

Estrella, entiendo todo menos la queja por el olor del chipa. Es algo glorioso! (aunque más glorioso es comerlo, desde ya) Saludos!

lucia dijo...

Sí, yo creía que la enfermedad esa solamente te afila el olfato(no necesariamente malos olores)

¿hay perfume de bergamota!?????

Betina Z dijo...

Y claro, chica: mi descripción es la del super vacío, que es cuando suelo ir. La tuya, la del super lleno, al que le escapo. Una duda: ¿tan feo es el olor a bergamota? ¿Es muy distinto al de las mandarinas o las naranjas?... ¿O lo feo será el nombre (lo de la mujer abergamotada suena horripilante, por cierto)...

Estrella dijo...

PODREDUMBRE DORADA,

Es delicioso el perfume del chipá recién horneado, pero no, de ninguna manera, cuando se mezcla con el olor fuerte de la salchicha con mostaza, el ajo, el chivo, la bergamota. Puaj.

LUCÍA,

Sabelo, existe. No, mejor olvídalo!

BETINA Z,

Ya no quedan supermercados vaacíos, a menos que uno vaya a las ocho de la mañana, que no es mi caso. Fuera de ese horario, siempre están llenos, ¿no?
El perfume de la bergamota es rico, como el de las naranjas o las mandarinas, la verdad es que me ecanta, por fresco, por limpio. Pero. ¡Pero!, cuando se lo mezcla con otros ingredientes dulzones y una mujer se tira medio frasco encima, no. Ahí nomás pierde su frescura y su acidez. ¿Viste esos olores que uno no distingue bien qué son? Contradictorios, eso son.
Y sí, estuve un poco cruel con el adjetivo a la pobre señora, sueña horrible a ber ga mo ta da! :)

Betina Z dijo...

Yo trato de ir en la semana,al mediodía ("porque a esa hora la gente está comiendo, viste")y me da resultado. Tipo 18, 19 hs no me ensarto más: me pasó de pispear, ver que estaba bastante despejado, entrar, cargar el chango, llegar a la caja y... volver a dejar todo en su lugar, ante una cola interminable salida de la nada...

Ah... tenés razón! Una cosa es el perfume de la bergamota (rico!) y otra muy distinta, un perfume medio berrretón con aroma a bergamota (náuseas).

Bueno, Estre, ahora te dejo porque me voy al super :)
Besos
PD: ¿Pierde Brasil?! :o

Carlos G. dijo...

¿A qué huele la derrota de Brasil?

angie angelina dijo...

¿sabés caules son los peores, Estre? Los tipos de traje caro y olor a sudor. Flaco: Mirá el traje que tenés, cuesta no sé cuantos dólares y no te bañás.
(Fuente del olor: Colectivo 29)