12.10.10

Ordenando la biblioteca




Intento ordenar mi biblioteca, pero no sé cómo.

Sólo sé que cuando quiero buscar algún libro, me acuerdo del lugar exacto en el que está. Voy derecho hacía allí... y enorme es mi desilusión cuando no lo encuentro. Entonces empiezo: ¿a quién le presté Los Hermanos Karamazov? ¿cómo pude? ¿Y aquella primera edición de Boquitas pintadas? ¿¿¿Y Las Hortensias, de Felisberto, regalo de mi hermano Ale??? ¿Por qué no me los devuelven?

Por eso, desde hace un tiempo inauguré un estante especial en donde habitan los libros que no presto a nadie. O porque los quiero mucho o porque están demasiado subrayados y marcados... o porque me muero si los pierdo. Ahí siempre están:

Prosas apátridas. Julio Ramón Ribyero.
Cartas a L. Colet. Flaubert
Descanso de Caminante. Bioy Casares.
Biografía de García Lorca.
El peso del mundo. Peter Handke.
Diarios de Cheever.
Diarios de Ángel Rama.
Alta Fidelidad. Nick Hornby.
Conversaciones con Thomas Bernhard.
Conversaciones con Paul Auster.
Conversaciones con Lobo Antunes.
Conversaciones sobre Borges. Cañeque.
Crítica y ficción. R.Piglia.
Copi. Aira.
Cicatrices. Saer.
Narraciones I y II. Saer.
El concepto de ficción. Saer.
La edad de la razón. Sartre.
La enfermedad como metáfora. Sontag... entre muchos otros. ¿¿¿Está mal???

Mientras sigo ordenando y se me va el enojo, van estas fotos de otros de mis libros-tesoros, para que se maravillen un rato! Atenti al año de edición...


15 comentarios:

Mael Paul Veaux dijo...

Ahi seguro que no va:
Billetera Mata Galán. Winograd Jacobo Luis.

Yoni Bigud dijo...

Borges decía que ordenar la biblioteca es una manera silenciosa de ejercer el arte de la crítica.

Los libros se ganan su lugar, y por algo es.

Un saludo.

Lolita y El Profesor dijo...

Si me permite mencionarlo, Estrella, escuché decir que hay dos tipos de tontos: los que prestan libros... y los que los devuelven.

El Profesor

Carlos G. dijo...

Qué buena idea la del estante de libros que no se prestan!
La voy a poner en práctica con una leve adaptación: voy a armar el estante de los libros que sí se prestan.
El domingo, almorzando en la casa de mi hijo, descubrí que allí, en un pequeño estante, estaba mi queridísima Antología de la Literatura Fantástica (JLB+ABC+SO)...
En fin a los hijos se les perdona casi todo.

El Profesor me ganó de mano con la cita.

Anónimo dijo...

En mis bibliotecas hay varios estantes: libros de estudio, literatura argentina, latinoamericana, los Grandes (Borges, Kafka), Colecciones de Narrativa (que no terminé), Poesía y Religión (van juntas), segunda carrera (otros estantes), Filo y Ciencia Política.
Besos!
Anónima N° 7

Anónimo dijo...

¿1876? UAU

La condesa sangrienta dijo...

Todos los libros se pueden prestar, pero no se les puede prestar libros a todas las personas.
(impresionante la edad de sus tesoros!)

Mary Poppins dijo...

este anio le regale a mi hija un libro de 1786 anio de la Rev Francesa, lo compre despues de regatear en el mercadillo de Aix en Provence.
Es un libro de lengua francesa y ella lo puso en su mini biblio como un tesoro. La tapa es de piel de cerdo y nos dijo que cada tanto le pongamos grasa para conservarlo y no exponerlo ni a la luz excesiva ni al calor,

Nadie me pide libros prestados la verdad desde hace mucho tiempo pero creo que prefiero prestar plata por lo de intercambiable.

Hace poco me prestaron Pizarnik y ya lo devolvi

La herida de Paris dijo...

Mi mujer tiene toda la biblioteca en una planilla de Excel. Los estantes ubicados como una batalla naval y los libros por temas, nombre de autor, Código ISBN (?¿) y otras deformaciones propias de su profesión.

Lástima que yo los voy agarrando y llevando a la cama y después me da miedo ubicarlos mal, con lo cual quedan pilas informes sobre nuestras cabezas.

En fin primer fin de semana de lluvia hago orden.

Saludos

nadasepierde dijo...

no, no está mal. Yo tengo libros que se prestan, y libros que no salen de mi casa, de ninguna manera, ni aunque me los pida mi madre (bueno, a ella se lo prestaría pero le haría un seguimiento exhasutivo, y es la única).

un beso

Anónimo dijo...

Qué bueno, una planilla de excel! Me dan ganas de adoptar ese sistema, aunque soy muy desorganizada.
Saludos
Anónima N° 7

Carlos Boniver dijo...

en mi biblioteca tengo un tesoro: el libro de poemas de Luis Alberto Spinetta, Guitarra negra, primera edición, dedicado, para Carlos dice, y lo firmó y tiene un signo de la paz dibujado por el flaco!! es mi ídolo.

Estrella dijo...

MAEL,

No me hables de Jacobo W., que una vez me peleé con él y casi me muero del susto!

YONI,

Lo sé, lo sé, soy doblemente tonta... aunque no siempre he devuelto libros, shhh

CARLOS G,

Cada vez que voy a casa de mis hermanos, voy derecho a la biblioteca a ver que rescato: siempre encuentro algún libro MÍO!

ANÓNIMA 7,

Mi orden es más caótico, creo que están ordenados por años de lecturas, ¿es raro?

MARY,

El libro objeto: hay que cuidarlo, mucho más en estos tiempos. Tu hija tendrá una reliquia con los años, mary!

CONDESA,

Sabia, como siempre!

Estrella dijo...

HERIDA,

Qué prolijidad la de María, pero lo bien que hace, es una manera de conocer la ruta de cada libro. Un libro que no se encuentra es un libro que no existe...

NADASEPIERDE,

Cuando presto los libros con dolor, soy una pesadilla: "ojo, no me lo pierdas que es un libro que quiero mucho", digo una y otra vez. Un extraño caso de generosidad camuflada!

CARLOS B,

Tesorito. En cualquier momento opi (Herida de Paris) te lo pide prestado, porque hay pocas personas tan fanáticas de Spinetta como él!

GRACIAS A TODOS!

Glenda dijo...

Yo también tengo planilla de excel (también otra para las películas). Los libros los acomodo por estricto orden alfabético. Cuando entra un libro le hago "huequito" y los voy corriendo a todos de lugar, es como una ceremonia.
Jamás los presto, a ninguno, si lo llego a hacer anoto en la planilla en rojo, y a la semana exacta lo empiezo a reclamar. Soy una fundamentalista.
Buen fin de semana.