29.6.09

Yo, la peor de todas


Hace unos días que ando mortificada porque me siento la peor de las correctoras. No es novedad, ustedes ya lo saben. Pero resulta que esta vez mis deslices me afectaron demasiado, tanto, que pensé en renunciar.

No es corrector el que quiere sino el que puede, decía una profesora en la Fundación Litterae. Y sospecho que tiene razón. Creo que soy buena detectando problemas de normativa, quiebres en la sintaxis, asuntos de concordancia, oscuridades o entreveros en un párrafo, y creo que por eso me quieren mis clientes.

Pero soy malísima con las erratas y tengo, aunque pensaba que no, algunos problemas con la ortografía. Me pasó el viernes en el blog de koba: escribí persecusiones, así, con s, en lugar de persecuciones, como debe ser. Claro que no es grave: he ahí el problema. ¿Si no me parece tan grave, cómo pensar que mi obsesión se pondrá en marcha para detectar estas heridas en las páginas?

Por eso, respiré aliviada cuando ayer, después de votar, me puse a buscar el libro de José Ingenieros para rescatar aquella idea de la imaginación y los ideales, pero me entretuve en el camino de la búsqueda y di con este libro, que creí haber olvidado: Cómo corregir sin ofender, de Pablo Valle.

Abro al azar y me encuentro con esto:

"No son pocos los correctores que se sienten acomplejados porque en la lectura de pruebas se les "han escapado" algunas erratas. En algunos casos, esto ha sido causa de que más de uno abandonase una profesión que en principio les gustaba pero para las que creía no poseer cualidades. La errata es una constante en la vida de un corrector, y la justificación de su profesión. Indefectiblemente, la errata se escapará, se escabullirá como un gazapo, y cuando menos se piense saldrá a la vista". (José Martínez de Sousa): ¡Uf! ¡qué alivio!

A pesar de todo, me propongo, otra vez más, teclear más despacio, no dejar que mis dedos vuelen veloces sobre el teclado y revisar antes de apretar el: subir comentario.

De regalo, otro extracto del libro de Valle:

Leyes de Murphy para correctores:

*
Un corrector encuentra todos los errores de un libro publicado que él no ha corregido.
* Si uno ha leído varias veces una página y decide no leerla una vez más, en esa página habrá un error.
* Los errores aparecen en las palabras más fáciles.
* Cuanto más veces seguidas lee uno una página, menos atención le presta. Si se la lee una sola vez, no será suficiente.
* Una página sin ningún error es sospechosa.
* Si uno consulta un diccionario de dudas, no encontrará su duda.
* No hay páginas sin errores. Hay páginas cuyos errores aún no han sido descubiertos.
* Si uno juega una apuesta sobre "cómo se escribe" tal o cual cosa, perderá. Si no la juega, descubrirá tarde o temprano que tenía razón.

44 comentarios:

el Lord dijo...

Hola, Estrella:

me gusta mucho esta ley:

Si uno ha leído varias veces una página y decide no leerla una vez más, en esa página habrá un error.

Qué verdad incuestionable, y desesperante para quien tiene la profesión de corrector o correctora.
Incluso para quien ha necesitado corregir alguno
que otro texto.

Una sugerencia: tomarlo con calma. Pensá que tu colegas de todo el mundo sufren lo mismo que vos y que la única salida está en seguir. Es parte del encanto.

¿La foto es de algo que estás corrigiendo? Madre santa: sería más práctico hacer el original de nuevo. Si tiene muchas páginas y todas están así, se comprende tu abatimiento.

Yoni Bigud dijo...

Creo que los errores son muy comunes. Hay que aprender a convivir con ellos.

Supongo que los correctores deben aceptarlo con algo de pena. No se aflija.

Mire... yo escribo en forma amateur, y siempre lo hago sin aplicar el corrector ortográfico de word. Siempre. Después reviso, pero no fanáticamente; y rezo para que no aparezcan tantos errores.

Trato de tener confianza, y si tengo algún vicio ortográfico prefiero enterarme rápido.

Un saludo.

Enterhase dijo...

Estrella, escribiste ando sin h.

A mí también se me escapan cosas. Hoy, sin ir más lejos, se me escapó "sociedaddes". Lo agarré a último momento y por una casualidad.

Pero tampoco hay que tenerle fobia al corrector del Word, no.

Wonder dijo...

Enter, Y como se escribe???

Enterhase dijo...

sociedades

Gamar dijo...

Hay casualidades que son la prueba de que nada es casual.

Wonder dijo...

No, ando, digo.
No te hagas el vivo que el viernes la ligás.

Wonder dijo...

Estre, por favor.
Vos sos LA correctora.
Es como las vedettes que (dicen) cuando se las llama por LA + APELLIDO significa que son figura.
Vos serás LA ESTRELLA, ja.
Y los escritores se comentan:
- Quién te corrigió??
- Y, "La Estrella"
- Ahhhh, una grossa.

Anónimo dijo...

sí, el perfeccionismo mueve y paraliza al mismo tiempo, no?
Yo me siento muy mal si me entero que escribí mal una palabra, pero los que me encantan son los fallidos, tan simpáticos ellos, abren el espléndido abismo del inconsciente. Bueno, me fui de tema...
saludos

Dorian dijo...

Estre, intuyo que además, a veces, te dejás artapar por lo que estás leyendo, y en el entusiasmo, ni te das cuenta, lo que revela pasión por tu tarbajo y no es ningún pecado.
Espero que no te hayas dado cuenta que introduje dos errores de tipeo a propósito, y ahora revisando los encuentres. Está esta teoría de que nuestra vista capta la palabra completa, y si hay consonantes desordenadas, puede que no las registremos en una lectura veloz, porque tendemos a ver el conjunto.
Y cada vez más, utilizamos el hemisferio derecho del cerebro, el que ve lo global, y menos el izquierdo, el de la dualidad y lo particular. El mundo comenzará a florecer cuando explotemos la potencialidad completa del hemisferio derecho.
Yo un un día escribí "navo".

Besos

marmottan dijo...

Claro, es conmo que no podés cometer ningún error u horror de ortografía.
La foto parece la novena sinfonía de Beethoven ni bien la miras.
Saludos.

Estrella dijo...

LORD,
Es que es así. Pasa lo mismo de un día para otro. El lunes a la noche todo está impecable, y el martes a la mañana aparece, de golpe, como brillando en la hoja, el error más horroroso.

Lo gratificante y lo que realmente me consuela, es la alegría de algunos clientes, felices conmigo porque les embellecí el texto.

La foto la saqué de la web, corrijo en pantalla, generalmente la última revisión en papel.
Gracias por la comprensión, ¡usted es un todo un lord!

YONI BIGUD,
Intento hacer esa diferencia, cuando trabajo estoy muy atenta, con cuatro o seis ojos, pero cuando no estoy trabajando, parece que me relajo demasiado:

ENTER,
No me asustes, soy capaz de todo.
Claro que uso el corrector de Word, pero no siempre ayuda, a veces uno se confía demasiado y ahí, justo ahí, aparece la palabra traicionera.

GAMAR,
Por algo di con la corrección y las ofensas...

WONDER,
¿Vos crees?

ANÓNIMO,
Qué gusto leerte!

AM dijo...

Flaubert leía 100 veces cada página que escribía y siempre encontraba errores. Hay cuentos de Borges -recuerdo ahora La Biblioteca de Babel- que en una edición incluyen una palabra que a la edición siguiente fue cambiada. "Necesidades fecales" / "Necesidades finales", por ejemplo.

Falluto dijo...

¿Esta chica Wonder la va de pesada, o me equivoco?

Mickey dijo...

Estrella, en el fondo los correctores también son humanos.

Wonder dijo...

Falluto, jaja. No, no se equivoca.
No sólo soy pesada sino que mis manos son gigantes, como en cuentito de Don Julio.

Falluto dijo...

no joda. ¿tiene manos grandes? apuesto que no menos de 18 cms.

Enterhase dijo...

Wonder es una pesada y yo soy un vivo. Evidentemente, este viernes va a ser un fiasco.

¿Camisa o chomba?

magu dijo...

Pero no vi ningún error nunca en los post. Yo abandoné mi empeño en escribir bien nombres, apellidos y palabras extranjeras, bueno, y algunas en castellano también, basta que me entiendan. Pero el comentario de AM de ese error de Finales por Fec....uh, si, parece lapsus (Flaubert, Borges, correciones)
saludus chicus

MQDLV dijo...

Hola, Estre. Mirá, tal vez porque soy más nueva que los demás por acá, pero no sabía a ciencia cierta que eras correctora. Y, sin embargo, estaba convencida de eso. pero convencida verdaderamente. Hasta lo dije en voz alta, hablando de tu blog: "Creo que Estrella es correctora". Qué se yo, no sé si tiene del todo que ver. Pero supongo que no es casual. Beso grande!

maray dijo...

yo siempre me pongo a discutir com mi marido como si escribe esta o aquella palabra. Y siempre estoy cierta. En las pocas veces que me acuerdo de hacer un juego y poner dinero en la rueda, invariablemente cometo errores. No sé si es Murphy, o mi marido, aquel sadico ;)

Mariángeles dijo...

Estrella, entre colegas: creo que la peor correctora es aquella que se cree la mejor, infalible e invencible.
Hay algo en la palabra «corrección» que no me cierra, no se trata tanto de corregir sino de mejorar y embellecer (a veces con la ayuda de reglas, a veces quebrando esas mismas reglas) un texto.

A mí a veces se me escapan las rimas internas, así que me pongo un post-it para revisar eso por última vez. No todo tiene que ser simétrico y perfecto, encontrar la belleza en la imperfección es un verdadero arte. Por el contrario, la errata es siempre fea, molesta y escurridiza.
Mi lema es esta cita de Alexander Pope (del Ensayo sobre el Hombre ¿alguien lo tiene en español?):

All nature is but art, unknown to thee;
All chance, direction, which thou canst not see;
All discord, harmony not understood;
All partial evil, universal good:
And, spite of pride in erring reason's spite,
One truth is clear, whatever is, is right.

La imagen parece un análisis sintáctico, ¿no? Cuando las manchas rojas sobre la página son tantas… le mando un gigante ¡reescribir!

T.M. dijo...

Querida Estrella a no sentirse tan conflictuada por un mínimo error, a todos nos pasa. Sin más hace unos pocos post escribí en uno de ellos una palabra mal y sentí tanta verguenza que ni siquiera me atreví a corregirlo.-
Te imaginás, creo que pasé sin entrar a tu blog dos o tres días.-
Hay que ser muy puntillosa para reaccionar así, por no decir obsesiva. No te conviertas en una.-
Un abrazo grandote.
P.D.
Acabo de escuchar a la presi, si no la gana la empata. Sacó en todo el país un 0,2% más. Y vos te asustás de un error ortográfico....
Un abrazo grande T.M.

magu dijo...

Debo decir que estos temas tan precisos de correcciones me erotizan un poco (hablen damas o caballeros) ¿tendrá que ver con las fantasía correctivas de los profesores a los alumnos/as?...por ej: My Fair Lady (corrijame Doña Estela o Mariángeles)...si, con Rex Harrison...(Bueno, chiste) me encantan las discusiones sobre correcciones...¿será correcto o responde a algo medio infantil?
bueno, saludos amigos.
Y la rebeldía a autocorregirse las propias muletillas ¿por qué?

La candorosa dijo...

No se aflija tanto mujer!!!
Al mejor cazador se le escapa la liebre!!!

Abrazos!

Angie Angelina dijo...

Estrella: Supongo que vos ponés mucha pasión en tu trabajo.
Yo nunca fui a Puán, y sin embargo escribo.
Es como dijo un profesor el otro día: De noche escribe el loco, y de día corrige el cuerdo.
Besote

María dijo...

Te entiendo cómo te sentís, Estre. Es que se supone que los correctores de errores no pueden cometer errores, ¿no?
La 1ª ley de Murphy para correctores es tal cual, es como dice el Evangelio: es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el nuestro.
Y como la 2ª funciona 100 %, yo lo que hago es jamás leer los libros que corrijo...
También me pasa lo de buscar algo en los diccionarios de dudas y no encontrarlo, por eso opté por hacerme uno personalizado.

Estrella dijo...

DORIAN,
Justamente ese tipo de erratas son las que más se me escapan y las que más cometo: artapar por atrapar... qué rabia me da.
Ya conté otras veces que leo muy rápido, como en diagonal. Por más que no quiera es mi forma de leer, entonces, cuando corrijo, tengo que hacer un esfuerzo para ir letra por letra.
¿Será que soy muy pero muy zurda? Por los hemisferios, digo.
El izquierdo debe estar colapsado!
Gracias, Dorian!

MARMOTTAN,
En pantalla trabajo con Control de Cambios, es muy práctico, debo decir.

AM,
No sabía lo de Borges, sí lo de Flaubert, que podía pasarse meses para escribir una página.
Próximo post: experiencias de escritores con los correctores.

FALLUTO,
Ni cerca, ¿qué decis, falluto?

MICKEY,
Sí, pero me falta el componente obsesivo, que no lo tengo. Es así!

Gracias por el consuelo!

MAGU,
Ya vas a ver, magu, no te preocupes...
Más que erotiarte por las correcciones, a vos te gusta que te manden y que te cuiden, parece.


MQDLV,
Hoy terminé un trabajo bastante largo, la verdad es que me tenía un poco cansada. Después de leer lo mismo varias veces, terminás odiando el texto, y si descubrís cosas que se te pasaron ni te cuento. Por eso, cuando dejo de trabajar no pongo tanto empeño. Si así y todo sospechaste que era correctora, entonces, me quedo un poco más tranquila.
Beso para vos!

MARAY,
Es la ley de Murphy, maray. Y nunca hay que jugar con el marido, por las dudas. :)

MARIÁNGELES,
Cómo me gusta lo que decís, porque creo que eso es lo que hago: embellecer los textos de otros, que lo que haya que comunicar se entienda más.

No sigo todas las reglas, claro que no. En épocas de estudiante, era una de las más rebeldes junto con mi amigo Ramón.

Muy buena la cita, no la tengo en español pero la entendí perfectamente.

El análisis sintáctico me apasiona, me divierte mucho y por un tiempo me olvido del mundo.

Y en cuanto al ¡reescribir!: si se trata de párrafos, mando, a modo de sugerencia, dos o tres opciones. Si es todo el trabajo, les digo que le falta más horas... de colita sobre la silla.

¡Gracias, Mariángeles!

T.M.
Jamás vuelvas a desaparecer por eso M., ¿novedades?
Un beso enorme.

CANDOROSA,
JA, sabias palabras, candorosa. Usted siempre tan optimista. Me gusta.

ANGELINA,
Escribo porque quiero, corrijo porque es mi trabajo. Por suerte, las dos cosas me gustan pero no soy la mejor ni en lo uno ni en lo otro. Ni muy muy ni tan tan. Uf.

MARÍA,
Muy buena la a voladita al lado del número 1.

Yo también tengo mi propio diccionario de dudas. Lo hicimos entre todos en épocas de estudios. Se llama Dudario, así, con mayúsculas, y es una maravilla. Pero hay que ir actualizándose, ¿cómo te manejás con ese tema?

La condesa sangrienta dijo...

Nunca lo había pensado de esta manera, pero el corrector es casi como el traductor. Debe corregir o traducir sin traicionar el espíritu del texto original ¡no cualquiera! Entiendo entonces su rigor.

magu dijo...

ESTRELLA Y CHICOS Y CHICAS
SI, es cierto
pero también...mirá ESTRELLA, tengo fobia a la peluquería y a toda cosa de estética. Pero al mandar un texto mio (hipotético caso) a un corrector, es como si me lo embellecieran.....como dice MA ANGELES

FE DE ERRATAS MAL HECHAS EN EMOCIONES TOXICAS.

Para el día del padre le compré a FER (mi marido) "EMOCIONES TÓXICAS", si. Bueno, está con ataques de pánico y si lo lee, algo le puede ayudar. Pero LAS FE DE ERRATAS ESTABAN SUELTAS.

Si, el libro carísimo, carísimo, y FE DE ERRATAS en una hojita miserable pequeñísima, y suelta. que además era inentendible. ¿cómo van a ponerla suelta ?......¿es legal eso, está bien?,. casi se me caen y las pegué en la solapa.
Es cierto, lo compré en la librería DELFOS de V López
saludos Estrella y chicos

Angie Angelina dijo...

en una epoca todas las erratas venian en papelitos sueltos, que una por supuesto perdia.
Sí escribís bien Estre, no te hagas la modesta.
te mando un beso
Angie

magu dijo...

ANGIE ANGELINA
Es cierto, venían en papelitos minúsculos ¿por qué sueltos?. Lo peor eran las hojas pegadas para cortar con cortaplumas...era un lío y un peligro eso.
ESTRELLA
Si, las notas son muy bonitas y bien escritas. Hace tiempo que las leo. Les pongo música y aroma a café de bonafid.../
Editorial Corregidor
¿tendrá muchos correctores ? (por el nombre, digo).
ta mañana

Glenda dijo...

Empecé este año a estudiar corrección (me terminó de convencer Estrella) y en mi segundo parcial de Taller entegué un trabajo con la palabra orgarnización así escrita, muy oronda ella. Me saqué un 9 por culpa de esa puta "r".
Ah, y Enter, vaya de camisa que parece que va a estar frescolani...
Abrazo.

Enterhase dijo...

JAJAJAJAJAJAJA pobre Glenda, qué desorgarnizada.

Camisa será. Ah, y eso me recuerda que tengo que comprar los elementos para el sorteo.

Estrella dijo...

GLENDA,
¿Dónde estás estudiando?
Contá... no es tan sencillo como parece, ¿no?

CONDESA,
De ahí la antipatía que se les suele tener a los correctores. O meten la pata o cambian el sentido creyendo que embellecen, qué se creen!

MAGU,
Gracias.

ANGELINA,
Ya no se usan más los papelitos sueltos, creo yo.

WONDER,
No me la imagino con manos grandes, de ninguna manera.

gabrielaa. dijo...

en el Tomo 2 de Todos los cuentos de Armonía Somers de Arca (Montevideo), publicaron:

Aminoró la marcha al llegar al cartel indicador: Villa Therese. Bastardilla. Entrada. Puso el motor en segunda [...]


jajjajajjaa

Wonder dijo...

Si Estre... tengo manos muy huesudas y mis dedos son larguísimos y finitos.
Parezco ET.
ET... casa... teléfono...

Enterhase dijo...

Wonder, tenés que decir "debería ser pianista" o algo así, no "parezco ET"!

Wonder dijo...

Enter, tenés razón.
Deberías ser mi asesor de imagen.

Glenda dijo...

En el Instituto Eduardo Mallea, bastante desconocido pero recomendado por unos amigos de Letras, así que ahí ando. Es bastaaaante más complejo de lo que pensaba. Decí que adoro sintáxis (podría estar horas y horas abriendo cajitas abajo de las oraciones), que si no...

Mickey dijo...

Ah, me olvidé de confesar que en ese mismo post de Koba, cometí el mismo error que Estrella (persecusiones en lugar de persecuciones).
Claro, yo me lo perdoné al toque.
Seré demasiado autoindulgente?

Horacio dijo...

lo que pasa es que las letras se cambian de lugar después de la última corrección

WaitMan dijo...

Mire, Estre... le digo la verdad: yo tengo mil errores, pero soy un obsesivo de la ortografía ajena.

Y como la figura del corrector no es tan popular, cada vez que leo un error en algún libro, pienso "ah, qué bruto este escritor".

Y sép. Ellos, alguna responsabilidad deberían tener en todo esto, ¿no?

Lolita y El Profesor dijo...

Los errores, Estrella, tienen la pésima costumbre de esconderse detrás de las palabras y aparecer cuando ya es tarde para corregirlos. Es decir, cuando la obra está impresa. :(
¿Sabe?
Nos pasa lo mismo.
¿Puedo apropiarme de las leyes de Murphy para correctores?

El Profesor